Vodafone lanza la fibra óptica de 1 Gbps en España

Vodafone lanza la fibra óptica de 1 Gbps en España
Con este movimiento, Vodafone se adelanta a sus principales competidores. El precio parte de 65 euros, y ascenderá hasta 106 euros con paquetes convergentes.


La operadora británica Vodafone comienza la comercialización de su fibra óptica de 1 Gbps en España. Las cuotas mensuales de esta nueva modalidad oscilan entre los 65 de la fibra sola y los 106 euros del paquete convergente "One L", que incluye también llamadas ilimitadas desde el teléfono móvil, 20 GB de datos, televisión y otra serie de ventajas.

En 2016, Vodafone ya anunció sus planes para llevar la conexión de fibra óptica gigabit a los hogares, objetivo que se verá cumplido el próximo 25 de septiembre, cuando se inaugure finalmente el servicio. Por el momento, serán 4 millones de hogares y empresas las que puedan disfrutar de esta velocidad.

La tasa de transferencia de 1 Gbps supone un incremento de más de tres veces respecto a la oferta anterior de 300 Mbps. Además, Vodafone pretende mantener la simetría en las zonas con infraestructura FTTH y en algunas con tecnología HFC. Gracias a ello, tanto las velocidades máximas de subida como las de bajada serán de 1 Gbps.

La compañía se adelanta con este movimiento a Movistar, Orange y MásMóvil, quienes también consideran —y, en algunos casos, preparan— el despliegue y comercialización de fibra óptica de 1 Gbps.

Será la primera en ofrecer este servicio de forma comercial a hogares y empresas. Movistar, Orange y MásMóvil podrían seguir sus pasos pronto.

Recientemente, la compañía roja anunció un acuerdo con Movistar para obtener acceso a su red de fibra óptica y expandir su huella a través del territorio nacional. Gracias a ello, Vodafone se convirtió en uno de los operadores con mayor cobertura de fibra óptica en España.

Vodafone también lanzó en España una serie de paquetes denominados "Music Pass" y "Social Pass". Una vez contratados, el consumo de datos relacionado con aplicaciones de música o redes sociales no se integra en el cómputo global del consumidor. A cambio, el usuario tiene que pagar una pequeña cuota mensual por cada uno de estos paquetes.

Comparta esta historia