Un estudio plantea que el cinturón de asteroides estuvo vacío en sus orígenes

Un estudio plantea que el cinturón de asteroides estuvo vacío en sus orígenes
WASHINGTON.- El cinturón de asteroides pudo estar completamente vacío en sus orígenes, hace unos 4.565 millones de años, y su formación se debería a la acumulación de planetoides desprendidos de los diversos astros que conforman el Sistema Solar, según un estudio publicado esta semana por la revista Science Advances.


La teoría, desarrollada por el estadounidense Sean Raymond y el brasileño André Izidoro, viene a rebatir las teorías más extendidas hasta la fecha que parten de una premisa diametralmente opuesta.

"Los modelos de formación del Sistema Solar tradicionalmente asumen que la región del cinturón de asteroides tuvo una enorme cantidad de masa, que fue desapareciendo debido a diversos procesos. Nuestro modelo presume algo muy diferente", afirmó Izidoro, investigador asociado de la Universidad del Estado de Sao Paulo (Unesp).

De acuerdo con los resultados de su investigación el cinturón es, en realidad, un receptáculo donde se acumula la materia que vaga por el espacio producida como consecuencia de la creación de los distintos planetas que forman nuestro sistema solar.

El cinturón se encuentra entre Marte y Júpiter, y se extiende por una distancia aproximada de 1,4 Unidades Astronómicas (UA), que es la distancia que separa a la Tierra del Sol, equivalente a unos 150 millones de kilómetros.

En las simulaciones, recalcó Izidoro, tuvieron en cuenta tanto la influencia gravitatoria "de los planetas, los asteroides y el Sol", como el efecto de la acreción de gases presentes alrededor de la estrella.

"Este efecto es importante porque ayuda a implantar asteroides, principalmente aquellos ricos en agua, en el cinturón", aclara el investigador brasileño, quien explicó que "las moléculas de esos gases, al chocar contra un asteroide, actuarían de freno".

Asimismo, reprodujeron la separación entre asteroides de tipo S, que son los que abundan en el interior del cinturón, y los de tipos C, presentes en la parte exterior del mismo, para observar cómo se podrían desplazar por el cinturón los nuevos planetoides según iban llegando.

Para Izidoro, la principal importancia de este estudio, que contó con el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación francesa y de la Fundación de Protección a la Investigación del Estado de Sao Paulo, reside en el hecho de que "ayuda a comprender mejor la formación del Sistema Solar".

"En este trabajo proponemos un modelo para explicar cómo se pudo formar la parte interior de nuestro Sistema Solar, que es donde se encuentran los planetas terrestres como Mercurio, Venus, Marte y la Tierra", concluyó Izidoro.

Comparta esta historia