Sonda Cassini se prepara para su viaje final tras 20 años: se autodestruirá en Saturno

Sonda Cassini se prepara para su viaje final tras 20 años: se autodestruirá en Saturno
Luego de 20 años de viaje espacial, 13 de los cuales los destinó a una misión en Saturno, la sonda Cassini pondrá fin a su existencia durante este viernes.


"Cassini-Huygens es una misión de descubrimiento extraordinaria que revolucionó nuestra comprensión sobre el sistema solar", explicó Alexander Hayes, profesor de astronomía de la uUiversidad de Cornell en Nueva York.

Tal como recoge el periódico británico The Guardian, el pasado lunes se acercó a Titán -la luna más grande del planeta- para aprovechar su empuje gravitatorio, redirigiendo su trayectoria hacia la atmósfera de Saturno, en onde se desintegrará.

Los encargados de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) tomaron la decisión de estrellar la nave antes que se le agote su combustible, para así evitar que caiga en una de las lunas de Saturno, lo que podría contaminarlas.

Imagen de Saturno tomada desde Cassini durante el equinoccio en 2008

Los científicos tuvieron especialmente cuidado con Encélado, en la que se descubrió la existencia de un vasto océano bajo su helada superficie.

En este viaje, Cassini fotografiará el polo norte, los anillos y algunas lunas del planeta. Se espera que estas imágenes lleguen a las 00:00 de este viernes (hora chilena).

A las 7:30 entrará en la atmósfera de Saturno, en donde comenzará a impactar sin control debido a la fricción. Se espera que en este instante se pierda la comunicación, ya que la temperatura fundirá sus componentes. Sus últimas ondas de radio llegarán a la Tierra a las 8:54.

Fueron casi 300 órbitas las que la nave hizo alrededor de Saturno, el segundo planeta más grande del sistema solar, después de Júpiter.

En este cuerpo, Cassini permitió alcanzar grandes avances en materia de investigación, dentro de los que se encuentran hallazgos como los mares de metano líquido sobre Titán, la mayor luna del planeta, y la existencia de un vasto océano de agua salada sobre la superficie glacial de Encelade, otro de sus más de 50 satélites naturales.

Comparta esta historia