Los cangrejos gigantes de una remota isla del Índico están aprendido a capturar y devorar pájaros mientras duermen

Los cangrejos gigantes de una remota isla del Índico están aprendido a capturar y devorar pájaros mientras duermen
Imagen: Mark Laidre / Dartmouth Este es uno de "esos" vídeos donde la naturaleza muestra con cierto grado de crudeza cómo funciona el círculo de la vida en el reino animal. También es una de esas piezas del tipo "animales anormalmente grandes comiendo cosas que nadie espera".


Se trata de un cangrejo de los cocoteros, una especie de crustáceo decápodo y el artrópodo terrestre (conocido) más pesado que existe. En este caso, uno gigante llevando a cabo un "homicidio" sorprendente. Normalmente, este tipo de cangrejos se alimentan gracias a su inusual habilidad para abrir cocos (de ahí su nombre) y alimentarse de fruta.

Sin embargo, en la escena ocurrida en una pequeña isla en el Océano Índico, la criatura atrapa, mata y devora a un ave marina adulta mientras dormía. Normalmente, estos cangrejos suelen alcanzar poco más de un metro de tamaño.

La gran extensión de sus patas de araña, revestidas de una especie de armadura, es suficiente para hacerlos profundamente inquietantes. Además, están dotados de unas garras gigantes que pueden levantar hasta 30 kilogramos de peso y pellizcar con una fuerza de hasta 3.300 newtons, comparable a la mordida de un tigre o un león.

Como omnívoros que son, comerán carne si pueden conseguirla, incluida la captura por sí mismos, aunque generalmente eso significa comer un cangrejo más pequeño o quizás a un pariente muerto. Por eso estas imágenes son tan sorprendentes. Este tipo de cangrejos pueden ir "más allá" en su búsqueda de alimentos.

En la escena completa (la mayoría no se ve, tranquilos), el cangrejo fue capaz de derribar al ave de la rama de un árbol donde estaba durmiendo. Lo hizo rompiendo el ala y dejándola impotente. Luego se aferró con sus garras mientras el ave trataba de luchar. A partir de entonces, la escena se volvió más inquietante.

Al oler la sangre del ave herida, en unos 20 minutos otros cinco cangrejos entraron en masa y comenzaron la lucha sobre la presa que aún estaba viva. Les llevó varias horas triturar el pájaro y llevarse las piezas para devorarlas.

El biólogo Mark Laidre capturó el momento del cangrejo agarrando al pájaro, una secuencia bastante perturbadora, aunque afortunadamente las imágenes se cortan antes de que comenzara el momento más gore alimentándose en grupo. [Frontiers in Ecology and the Environment vía NewScientist]

Comparta esta historia