Lo que de verdad ocurre cuando alguien prueba esas gafas que 'curan' el daltonismo (explicado por un daltónico)

Lo que de verdad ocurre cuando alguien prueba esas gafas que 'curan' el daltonismo (explicado por un daltónico)
Imagen: Enchroma. Tengo deuteranopia leve; un tipo de daltonismo que impide distinguir con precisión los colores del espectro rojo-verde. Mi discromatopsia no es especialmente grave: puedo distinguir (casi siempre) un rojo intenso de un verde intenso, en las luces de los semáforos y, en general, en la vida diaria. Esta es mi experiencia después de probar unas gafas que prometen "curar" el daltonismo.


Visión normal a la izquierda, deuteranopia (mi anomalía) en el centro y protanopia a la derecha Como decía, y por culpa de mi discromatopsia, me pierdo completamente entre los matices que diferencian los verdes y rojos de los marrones, algunos morados del azul marino o el azul oscuro del negro.

Por ejemplo en el colegio, sobre todo de pequeño que es cuando se utilizan en mayor medida los códigos de colores, la zona en la caja de lapiceros entre el rojo, el verde y el marrón era una pesadilla. Nunca he sabido dónde acababan los verdes y empezaban los marrones o los rojos. Aunque me valió alguna regañina y unos cuantos "negativos", normalmente estaba atento a los trabajos y respuestas de los demás para no equivocarme y salir airoso. Francamente, no ayudó que no me hicieran nunca un test de daltonismo.

Para combinar la ropa soy también un desastre. Dejando a un lado el argot del "gris marengo", el "rosa palo", el "salmón" y demás colores específicos, cosas mucho más inofensivas como un pantalón marrón que en realidad es verde, unos calcetines negros que en realidad son azules o una camiseta azul marino que al final resulta ser morada son obstáculos insalvables sin ayuda. Por suerte, que yo vaya mal conjuntado es un problema que normalmente preocupa más a los demás que a mí.

Por qué ocurre la deuteranopiaLa causa de esto es, en la gran mayoría de los casos, una anomalía en los receptores del color del rojo y del verde, de forma que las señales que llegan al cerebro se superponen y este es incapaz de determinar con precisión cuánto verde o rojo hay en la imagen que vemos. El problema se agrava cuando hay luz ambiental de las longitudes de onda que nos provocan dificultades, por ejemplo al atardecer.

El caso es que hace unos años encontré esos vídeos, tan populares y virales, en los que una persona, tras ponerse unas gafas de sol especiales, reacciona al "ver" por primera vez los colores rompiendo a llorar o de alguna otra forma igualmente intensa. El tema, lógicamente, despertó mi interés, así que visité la página web de la compañía, Enchroma, y me dediqué a recabar más información.

Cómo funcionan las gafasSegún Enchroma, las gafas en cuestión funcionan bloqueando ciertas longitudes de onda del espectro del rojo y del verde que se superpone, permitiendo al cerebro distinguir con mayor precisión los colores y reduciendo la confusión que provocan ciertos tonos de rojo, verde, marrón etc. al tratar de percibirlos siendo daltónico. No es una cura, pero definitivamente es una ayuda bienvenida.

GIF Al final me decidí a probarlas, así que hice el test de su página web. Una vez realizado te dice el tipo de daltonismo que padeces, indica el porcentaje de gente con tu grado y tipo de daltonismo al que le funcionan las gafas (alrededor de 4 de cada 5 personas) y señala la política de devoluciones: de 60 días por cualquier razón. Así que solicité un par de gafas para probarlas.

Lo que ocurre cuando las pruebasLas gafas llegaron en un paquete sólido y bien sellado. La presentación está muy cuidada: una caja blanca, sobria, con el logotipo de Enchroma y poco más. Dentro estaban las gafas, un estuche, una bolsita de tela para guardarlas, un pañuelo de microfibra y unas instrucciones simples.

Los materiales son de calidad; la montura resistente y agradable al tacto (están hechas de un termoplástico llamado TR-90), y el estuche es robusto y elegante. Ninguna queja al respecto.

Así que ni corto ni perezoso seguí al pie de la letra las instrucciones, que rezaban:

Este tercer punto lo elabora un poco más: los ojos necesitan normalmente algo de tiempo para adaptarse a las lentes (10-15 minutos), y recomiendan para conseguir el efecto completo que las uses durante diez horas repartidas a lo largo de una o dos semanas, aunque en mi caso bastó con un par de minutos.

El caso es que las usé en vez de mis gafas de sol para conducir, y probablemente fue una idea algo arriesgada, porque no hacía más que mirar en cuanto tenía un respiro a los árboles, el amanecer, las isletas con césped de la carretera, los coches rojos, las señales de stop, los ladrillos... no lloré, pero llegué tarde al trabajo porque me quedé mirando un ciprés y un contrafuerte de ladrillos precioso en el casco histórico de Toledo, en España.

Mi reacción no fue ponerme a llorar como en los vídeos que se pueden encontrar en YouTube, pero después de leer opiniones e informarme ya sabía que era extremadamente poco probable que eso fuese a ocurrir.

Los colores son, tal y como Enchroma promete, más vibrantes e intensos (también para los no daltónicos si usan las gafas) pero lo verdaderamente genial de las gafas es la gama que te abren dentro de un mismo color. Por ejemplo los cipreses tienen a menudo pequeños "parches" algo amarillentos entre el verde (más donde yo vivo, que es una zona muy seca) y no es que antes no pudiese verlo, pero con las gafas es "evidente". Antes tenía que fijarme conscientemente en el árbol para verlo.

Una pequeña arboleda que hay en un hotel al lado de la carretera, con cipreses y olivos y algún arbusto ornamental, era de repente mucho más bonita y animada que antes. De nuevo, no es que sea incapaz de distinguir un olivo de una arizónica sin las gafas, pero al destacar la diferencia entre sus verdes, la percepción de forma y variedad aumenta notablemente. Lo mejor es el Escobillón rojo, un arbusto precioso que vi en Valencia este verano, y cuyas flores están rodeadas de estambres radiales de un rojo realmente intenso.

Hay muchos más ejemplos, el más destacable el de los atardeceres, que son mucho más ricos en matices con las gafas. O los campos abandonados y la mezcla amarilla de las hierbas secas con el verde apagado de las de hoja perenne. También el ladrillo viejo y heterogéneo de las paredes antiguas. Creo que cogéis la idea.

Las probé también, por curiosidad, con este test. El diagrama de barras indica los intervalos del espectro cromático en los que yerro, cuanto más altas, más fallos.

Sin utilizar las gafas Enchroma. (Menor puntuación indica mejor visión) Utilizando las gafas mejora notablemente la puntuación. (Menor puntuación indica mejor visión) Aunque hay otro modelo de gafas diseñado para interiores y pantallas (las de sol, que son las que he probado, son para exteriores), obtuve una mejora significativa con su uso, pese a que, como es lógico, no me quitaron el daltonismo, ni mucho menos. Un detalle a tener en cuenta es que no funcionan con el Test de Ishihara (los círculos con puntos de colores y números dentro), aunque hay otros productos diseñados para ese fin.

En general estoy encantado con las gafas. Sé que voy a ser daltónico siempre y que no lo solucionan ni mucho menos, pero también soy un romántico y agradezco el poder ver más de cómo son realmente las cosas. E, irónicamente, el verde es mi color preferido.

Tiene el problema de que las lentes no cubren bien la parte externa del campo de visión. Eso es algo que me incomoda en las gafas de sol en general, y estas no son una excepción, así que si os planteais comprarlas, recomiendo que consideréis otro estilo con los cristales más alargados.

El principal problema es el precio. 349$ o 429$ dependiendo del modelo y, si vives en España, hay que añadirle unos 80$ de los portes más aduanas si te lo paran (que es lo más probable), porque se envían desde Estados Unidos. Eso añade la cuestión de los gastos de envío en devoluciones y es poco práctico si surge algún problema que cubra la garantía.

En definitiva, ¿funcionan? Para mí sí, con los matices señalados anteriormente. ¿Recomiendo su compra? Sí, como artículo de lujo, un regalo, o algo por el estilo. Salvo que las necesites para trabajar o realmente no veas bien las señales o luces de tráfico hasta el punto de que sea un problema de seguridad, se me hacen bastante caras. Al final es una cuestión muy subjetiva. ¿Cuánto vale para ti mejorar tu percepción de los colores? Si bajan de precio en un futuro o si empiezan a distribuirse en Europa será una compra mucho más razonable. Hasta entonces, si te interesan, puedes comprarlas aquí.

Comparta esta historia