Fonda Permanente: 'Si los cuicos están bailando cumbia, bienvenidos sean'

Fonda Permanente: 'Si los cuicos están bailando cumbia, bienvenidos sean'
Cuando los hermanos Eduardo y Francisco López eran niños, a mediados de los 80, una de sus tías -que entonces tenía 22 años- llegaba con casetes grabados con canciones de las sonoras Palacios y Dinamita. "Eran las dos de la mañana y se quedaba vacilando en su auto en la puerta de la casa escuchando cumbia y nosotros no podíamos dormir", cuenta Eduardo, entre risas, y continúa: "Gracias a ella entendimos que esos ritmos se podían escuchar en cualquier momento y no sólo para el Año Nuevo".


Más de 30 años después, hay fila en Bombero Núñez 354. Adentro, el terremoto –la bebida alcohólica en base a pipeño y helado de piña- corre por las barras, en el escenario se escuchan las cumbias, arriba flamea una bandera chilena y a la una de la mañana ya no cabe nadie más, un público que cubre todos los estereotipos y clases sociales: hipsters, cuicos, populares, todos moviéndose al mismo son. Lo que parece una fonda dieciochera más, es lo que ocurre todos los fines de semana, de enero a diciembre, en el local que Eduardo López (40), su señora Paulina Muñoz (34) y su hermano menor Francisco (32), crearon: La Fonda Permanente, que partió como un ciclo de fiestas y que ahora es una institución con eventos multitudinarios.

¿Qué se siente vivir 18 de septiembre todos los fines de semana, Eduardo?

Comparta esta historia