España se adapta a la nueva ley de protección de datos europea

España se adapta a la nueva ley de protección de datos europea
Buenas noticias para la privacidad de los españoles. Ya se ha adaptado la legislación en España para adaptarse a la nueva ley de protección de datos europea.


Las nuevas tecnologías ponen retos cada vez más complejos, y a la legislación le cuesta mantenerse al día con todos estos avances. No suele ocurrir todos los días, pero más de una vez las leyes han chocado con las nuevas generaciones. Y la protección de la privacidad de los usuarios es uno de los asuntos que más dolores de cabeza llega a causar.

Los datos de los usuarios se han convertido en una nueva manera de ganar dinero para las compañías. Grandes empresas como Google o Facebook basan buena parte de su negocio en conocer al usuario, muchas veces para ofrecer publicidad personalizada.

Esto implica recolecciones de datos enormes, en las que los usuarios muchas veces no son del todo conscientes de lo que permiten. Y, más allá del típico debate de privacidad o personalización, es importante que los usuarios sean conscientes de ello. Que sepan qué están aceptando, cómo afecta a su privacidad. Y que puedan tomar pasos para evitarlo.

Esa es la intención de la Unión Europea con la nueva GDPR, regulación general de protección de datos. Se trata de una directiva para todos los países miembros de la Unión, y busca crear unos mínimos para todos los ciudadanos de la Unión Europea. Es decir, la GDPR hace que las leyes de privacidad de datos de todos los países miembros sean similares.

La GDPR fue aprobada por la Unión Europea en abril de 2016. No se ha aplicado desde entonces; se ha dado un periodo de adaptación que termina el 25 de mayo de 2018. A partir de entonces se empezará a aplicar esta legislación, y a multar a aquellas empresas que no cumplan.

Comparta esta historia