Encuentran en Tasmania muestras de una forma de vida de 3.700 millones de años, la más antigua conocida en la Tierra

Encuentran en Tasmania muestras de una forma de vida de 3.700 millones de años, la más antigua conocida en la Tierra
Área donde fueron encontradas las evidencias. Nature En un área remota y protegida, sobre unos montículos de manantiales de agua dulce de un área silvestre en Tasmania (Australia), un equipo de paleontólogos ha encontrado fósiles que datan de 3.700 millones de años, es decir, cuando aparecieron los primeros organismos unicelulares.


El equipo encontró que el área era el hogar de estromatolitos vivos. Estos son estructuras minerales que se han estratificado de morfologías muy diversas. Precisamente, uno de los indicios más antiguos de vida en la Tierra eran las estructuras de estromatolitos fósiles de hace 3.500 millones de años encontradas en Warrawoona (Australia también).

La forma de los estromatolitos puede variar, pero normalmente aparecen como estructuras rocosas, formados por microbios fotosintetizadores unicelulares como las cianobacterias, que en conjunto forman una capa llamada biofilm. Esta biopelícula está hecha de filamentos compuestos de organismos unicelulares. Atrapa sedimentos y minerales del agua y los cementa en su lugar, construyendo la capa de estromatolita.

Actualmente, hay pocos lugares en todo el mundo donde se puedan encontrar estromatolitos vivos. Por lo general, se encuentran en aguas muy salinas. También hay en algunas colonias de agua dulce, como Laguna Bacalar en México y Salda Gölü en el sur de Turquía.

Estromatolitos analizados. Nature Sin embargo, este nuevo descubrimiento marca la primera vez que se han descubierto estromatolitos vivos en Tasmania, en una cuenca fluvial que es Patrimonio de la Humanidad incluida en la lista de la UNESCO. Según la investigadora principal, Bernadette Proemse:

El descubrimiento revela un ecosistema único e inesperado en un valle remoto en el suroeste. El ecosistema se ha desarrollado alrededor de montículos de primavera donde las estructuras geológicas de las rocas calizas subyacentes obligan a ir a la superficie a las aguas subterráneas ricas en minerales. El hallazgo ha resultado doblemente interesante, porque un examen más detallado reveló que estos montículos de primavera se construyeron en parte de estromatolitos vivos.

Cuentan los investigadores que la composición de la comunidad bacteriana es única, consistente en cianobacterias, alfaproteobacterias y una proporción inusualmente alta de cloroflexi, seguida de armatimonadetes y planctomicetos. Las aguas en las que crecieron los estromatolitos son ligeramente alcalinas y están dominadas por bicarbonato de calcio.

Un hallazgo increíble en la zona al que se sumarán nuevos esfuerzos. Los investigadores tratarán de determinar la posibilidad de que existan más estromatolitos en otras áreas de esta zona de Tasmania. [Nature vía DailyGalaxy]

Comparta esta historia