Cómo resolvieron el misterio del color azul del río Celeste de Costa Rica, la gran ilusión óptica

Cómo resolvieron el misterio del color azul del río Celeste de Costa Rica, la gran ilusión óptica
GIF Hasta hace unos años, el Río Celeste, un "estanque" de 14 kilómetros situado en la provincia de Alajuela (Costa Rica), era un completo misterio para los investigadores. No podían entender por qué sus aguas tenían un color turquesa tan inusual. ¿Qué tipo de "magia" producía esta ilusión óptica?


Lo cierto es que las teorías sobre el color turquesa del río habían circulado en la comunidad científica durante años, aunque nadie había conseguido aportar suficientes evidencias para resolver este enigma natural. Algunos afirmaban que la coloración inusual se debía a los altos niveles de cobre, pero las pruebas revelaron que no había cobre en el agua.

Otros dijeron que era debido a químicos como el carbonato de calcio y el azufre, o incluso algunos lo relacionaban con la proximidad del río del Volcán Tenorio. En general, la mayoría estaban tan convencidos de que algún tipo de reacción química misteriosa estaba convirtiendo el agua turquesa, que ni siquiera valoraron la posibilidad de una ilusión óptica.

Fuera de "lo científico", tampoco faltaron las creencias basadas en mitos y leyendas. La que más se repetía era la leyenda local que decía que las aguas del río tenían ese color porque cuando Dios terminó de pintar el cielo, lavó los pinceles en el agua de Celeste.

Hasta el año 2013. Entonces llegaron un grupo de investigadores de la Universidad de Costa Rica y Nacional para tomar una serie de muestras de agua, tanto del Río Celeste como de sus dos afluentes, Quebrada Agria y Río Buena Vista.

Aquí encontraron las primeras diferencias. Mientras que las aguas de Río Celeste eran de un color turquesa vibrante, las muestras que recogieron en sus tubos de ensayo eran completamente transparentes. ¿Cómo?

Para comprender plenamente el misterio de Río Celeste, es importante saber que Sour Creek y Río Buena Vista, los dos ríos que convergen para crear esta fascinante masa de agua, son completamente transparentes, y el análisis no revelaba reacciones químicas inusuales. Lo que es aún más interesante es que Río Celeste sólo es turquesa durante un tramo de 14 kilómetros, después sus aguas se vuelven transparentes. De hecho, la sección inusualmente coloreada del río se conoce como El Teñidero.

Río Celeste. Wikimedia Commons Como las pruebas no revelaron productos químicos inusuales, y teniendo en cuenta que el agua sólo apareció turquesa en el lecho del río, los científicos costarricenses comenzaron a considerar la posibilidad de que estaban ante una ilusión óptica.

Entonces se dieron cuenta de una capa de sustancia blanquecina que cubría todas las rocas en el fondo del río, y también comprobaron sus dos afluentes. Sour Creek tenía cantidades muy pequeñas, casi insignificantes, sin embargo, esta capa abundaba en el agua de Río Buena Vista.

Imagen: Wikimedia Commons Al analizar la sustancia en los laboratorios determinaron que era un tipo de mineral compuesto de aluminio, silicio y oxígeno, llamado aluminosilicato, uno que cuando se suspendía en el agua reflejaba la luz solar y engañaba al ojo humano para ver el agua turquesa. Según los investigadores:

La luz solar contiene todo el espectro de colores, similar a la forma en que los vemos todos en un arco iris. En cualquier otro río, la luz del sol penetra hasta una cierta profundidad y ningún color particular es desviado o reflejado de nuevo a la superficie, por lo que parece transparente. Sin embargo, en el Río Celeste el agua pasa algunos de los rayos del Sol, aunque refleja el grupo de tono azulado. Así que el agua aparece azul para el ojo humano.

Con todo, quedaba un misterio por resolver. Si el Rio Buena Vista también tenía una gran cantidad de aluminosilicato, ¿por qué sus aguas parecían completamente transparentes, mientras que en Celeste parecían ser turquesa?

Un segundo estudio halló que todo era una cuestión del tamaño de las partículas. Al analizar muestras de ambos cuerpos en el agua, descubrieron que las partículas de aluminosilicato en Rio Buena Vista medían 184 nanómetros, mientras que las de Rio Celeste eran mucho más grandes, a 566 nanómetros. [PLOS ONE via BoingBoing]

Comparta esta historia