Cómo funcionan los códigos de barra, explicado al detalle

Cómo funcionan los códigos de barra, explicado al detalle
Te mostramos qué esconden los códigos de barra y cómo se leen.


Los códigos de barras los usamos todos los días, pero no muchos saben cómo funcionan. Solo sabemos que son unas cuantas rayas negras que, al pasarlas por un lector que con un láser incorporado, es capaz de extraer información que nosotros nunca veríamos. En cambio, los usamos todos los días probablemente cada vez que vamos a comprar algo.

En términos generales, cada franja tiene un valor distinto. En función de su anchura y del número de rayas que tenga, significa una cosa u otra. Hay distintos tipos de códigos de barras, pero al fin y al cabo se basan todos en el mismo principio. El más estandarizado tiene trece dígitos representados tanto en cifras como en barras.

Este estándar se le conoce como EAN (European Article Number) y se usa en todo el mundo menos en Estados Unidos y Canadá, donde usan el UPC (Universal Product Code), compuesto únicamente por doce y no por trece dígitos. Las razones de usar EAN o UPC es meramente histórica, como en todos los estándares.

En los códigos de barra EAN los dos primeros números corresponden a la empresa que asigna los códigos. En España quien asigna estos números es la Asociación Española de Codificación Comercial (AECOC) y número asignado es el 84.

El prefijo indica el país de origen, como los números de teléfono (aunque no es el mismo)

Como en los códigos de barra también tenemos los dígitos, que sería la traducción de las barras, podemos consultar en cualquier producto que tengamos en casa, si es español, que los dos primeros dígitos son el 84. Pero el 84 no pertenece únicamente a España, sino que los productos de Andorra también montan este número.

Cada país tiene su dígito y podemos comprobar de qué país es un producto concreto consultando la lista GS1-128, donde aparecen todos los países con sus respectivos códigos. No en todos los casos son dos dígitos, pues esta lista reúne todos los dígitos y sus países independientemente de estándar que usen, por lo que podríamos encontrarnos hasta 3 dígitos.

Posteriormente tenemos otras 11 cifras: los cinco primeros corresponden al número asignado a la empresa; los siguientes cinco corresponden al producto (este número es designado por el propio fabricante o vendedor); el último número es un dígito de control, para asegurar que todo está correcto.

El número de control se averigua mediante una operación, y en caso de que sea incorrecto, quiere decir que el código o se ha leído mal, o no está correcto, o se ha deteriorado, lo que induce a un fallo en la lectura. Nosotros mismos podemos calcular el código de control con los 12 primeros números con el el portal oficial de la organización GS1.

Las barras, como se les llaman comúnmente, aunque realmente se conocen como algarismo, están organizadas en dos grupos separadas por barras algo más grande. Las veremos al comienzo del código, a la mitad y al final. A estas barras se les conoce como guardianes, y no significan nada; simplemente son dos barras, algo más grandes que el resto.

Cada barra está compuesta por 8 ‘sub-barras’ horizontales. Imaginemos cada barra como 8 lápices de colores colocados en paralelo y juntos. Los colores pueden ser negros y blancos. En función de los colores de cada lápiz, esa barra indica una cosa u otra. También podemos verlo con ceros y unos, como en el código binario.

En la imagen de arriba tenemos una tabla de interpretación. A la izquierda del todo tenemos la columna ‘Juego a impar‘, y en el centro, ‘Juego a par‘. Estas dos columnas muestran los valores que tomarán cada una de las barras del código, pero únicamente las de la parte izquierda, y en función de su posición.

Es decir, que si la barra en concreta está en una posición impar (1, 3, 5 o 7) tomará los valores de la primera columna; si está colocado en una posición par (2, 4 o 6) tomará los valores de la columna central. Si está en la parte derecha del código, en cambio, simplemente tomará los valores de la barra derecha.

Viendo la tabla veremos que el valor siete en la parte izquierda del código, en la posición tercera, se representará como un espacio, una barra de grosor tres, un espacio y una barra de grosor dos. Esto es justamente lo que piensa el escáner: con esta información, busca en la barra y lo interpreta en el número correspondiente.

Comparta esta historia