Análisis y opinión del iMac 27 pulgadas: el todo en uno de Apple de 2017

Análisis y opinión del iMac 27 pulgadas: el todo en uno de Apple de 2017
Analizamos el iMac 27 pulgadas de 2017, la nueva edición con procesadores Intel Kaby Lake, nuevas gráficas, mejor pantalla y almacenamiento más rápido que nunca. Un todo en uno de altos vuelos.


La conferencia para desarrolladores WWDC 2017 de Apple se recordará como un evento de ritmo vertiginoso por la cantidad de novedades anunciadas, tanto de software como de hardware. Más allá de iOS 11 y su implicación en la mejora de los iPad Pro en términos de productividad, también hubo tiempo para los Mac.

Durante las últimas semanas hemos estado probando su equipo de escritorio, el nuevo iMac, el todo en uno por excelencia que se actualiza para mantener ese nivel, ser una solución para profesiones y, de paso, lucir mejor que nunca.

A nivel general, las novedades han llegado tanto al modelo de 21,5 pulgadas, como al mayor de 27 pulgadas, como os contamos aquí, pero la unidad que hemos estado probando es el iMac 27 en su configuración base, es decir, aquel con un precio inicial de 2.099 euros que incluye las siguientes características:

Pantalla Retina de 27 pulgadas con resolución 5K (5.120 x 2.880 píxeles) y un brillo máximo de 500 nits.

Puertos USB 3.1, tarjeta SD, Gigabit Ethernet, Thunderbolt 3 (USB C)

Por supuesto, según necesidades se puede ampliar su hardware optando hasta un i7 a 4.2GHz , 64GB de RAM, 2TB de almacenamiento SSD y gráfica Radeon Pro 580.

Sin duda la llegada de estos nuevos iMac es una gran noticia sobre todo para el público profesional, que ya reclamaba un equipo actualizado, sobre todo en sus versiones supervitaminadas. Recordemos además que en el mismo evento se mostró el iMac Pro, pero no llegará hasta finales de año (y también está confirmado una vuelta de hoja al Mac Pro).

La pantalla es la protagonista del iMac, remarcando que es la mejor jamás puesta en un Mac. No es para menos, para aquellos no acostumbrados a esa resolución, la primera impresión es de puro espectáculo. Este panel 5K hace vibrar los colores y ahora es capaz de alcanzar un brillo máximo de 500 nits, aunque realmente en el día a día no se suele alcanzar esa cifra, pero para momentos puntuales es fantástico.

Es capaz de reproducir 1.000 millones de colores y usa el estándar P3 para ofrecer una mayor precisión a la hora de reproducir colores. En definitiva, probablemente me repita, pero la palabra que mejor define a la pantalla de este nuevo iMac es ‘espectacular’.

A nivel estético el iMac no ha cambiado demasiado con respecto a la anterior generación. Todo su cuerpo y pie está acabado en aluminio, es realmente bonito y los acabados están a la altura de siempre. El ángulo de la pantalla se puede ajustar con un dedo, el mecanismo es muy suave, pero al mismo tiempo mantiene exactamente la posición escogida con firmeza.

En el frontal solo tenemos el logo de Apple y la imponente pantalla de 27 pulgadas. Sería fantástico que en las siguientes generaciones se consiguiese reducir los marcos de cristal negro, consiguiendo así un equipo más compacto.

El botón de arranque y todas las conexiones no han sufrido cambios en su posición, pero sí en los mismos puertos. En la parte trasera derecha tenemos el jack de audio, ranura para tarjetas SDXC, 4 puertos USB 3.1, puerto Gigabit Ethernet y llegan también al iMac los puertos Thunderbolt 3.

Recordemos que Apple se volcó con la adopción de Thunderbolt 3 el pasado mes de octubre al incluir exclusivamente 4 de estos puertos en los portátiles MacBook Pro. Poco a poco esas conexiones van extendiéndose al resto de equipos y ahora están también en el escritorio. Thunderbolt 3 permite transferencias de datos de hasta 40 Gbps y además usa el conector USB C, en el que se tienen puestas todas las esperanzas para convertirse en el conector universal en unos años.

Comparta esta historia