Uno de cada cinco candidatos al Senado no vota en la región por la que compite

Uno de cada cinco candidatos al Senado no vota en la región por la que compite
José Miguel Insulza tendrá un problema logístico el día de las elecciones. El ex canciller PS, quien reside en Santiago, ha votado durante años en el Campus Oriente de la Universidad Católica en Providencia, pero como pretendía ser candidato a senador por la Región de Atacama, cambió su sede de votación a la ciudad de Copiapó. Sin embargo, las negociaciones parlamentarias de última hora lo obligaron a modificar sus planes e inscribirse como candidato a la Cámara Alta por la XV Región de Arica y Parinacota, sin alcanzar a cambiar su domicilio electoral. Así las cosas, si quiere cumplir con su deber cívico el próximo 19 de noviembre, Insulza deberá viajar a votar a Copiapó, y luego trasladarse otros 996 kilómetros para esperar los resultados en Arica.


Insulza es uno de los 24 candidatos a senador en todo el país que, según la información disponible en el Servicio Electoral (Servel), no registra domicilio electoral en la región por la que compite. Para un total de 124 postulantes a la Cámara Alta, la cifra corresponde al 19,3% de los competidores.

Aunque antiguamente la ley obligaba a los candidatos a senador a tener residencia en la circunscripción que buscaban representar, acreditable en al menos dos años previos al día de la elección, la reforma constitucional de 2005 eliminó este requisito. Proyectos posteriores han intentado sin éxito restablecer esta normativa, ya que todas las otras altas autoridades del país (diputados, alcaldes, concejales, intendentes, gobernadores y consejeros regionales) deben acreditar un vínculo residencial con la zona antes de asumir el cargo.

En cualquier caso, desde antes de 2005 la obligación de residencia era una ley que muchas veces se sorteaba con un simple contrato de arriendo de un bien raíz, vínculos académicos con universidades regionales, o lazos comerciales con empresas de la zona. Es decir, no necesariamente los representantes vivían en el lugar, lo que vulneraba el espíritu de la ley.

Entre otros casos de candidatos que no votan donde postulan está el ex ministro Felipe Kast, quien compite por Evópoli. El vota en la comuna de Santiago, por donde actualmente es diputado, y vive en la comuna de Las Condes -según su declaración de patrimonio e intereses-, pero actualmente está en carrera para ser electo senador por La Araucanía. Eligió esa zona debido al buen resultado que obtuvo en Temuco en las pasadas primarias presidenciales.

Alfredo Sfeir, el ex candidato presidencial del Partido Ecologista Verde, en 2013, ahora compite al Senado por la Región del Maule en cupo del Frente Amplio, pero no vota ahí sino que en la Región del Biobío, específicamente en la localidad campesina de Ninhue, donde tiene su parcela.

En total, de los 22 candidatos que el Frente Amplio presentó al Senado, el 36,6% no registra domicilio electoral donde compite; lo sigue Sumemos, la coalición que agrupa a Ciudadanos y Amplitud, donde siete de sus 20 candidatos no son del lugar (un 35%). Los supera en porcentaje Por Todo Chile, la alianza del PRO de Marco Enríquez-Ominami. Allí, tres de sus siete candidatos al Senado (42,8%) son afuerinos, según los datos electorales del Servel.

Oscar Rementería, candidato de Amplitud que compite por Valparaíso, pero está inscrito en Santiago, explica que él pasa viajando entre una ciudad y otra, pero que tiene un departamento en Viña del Mar. "La decisión de postular a senador la tomé las últimas semanas y ya había vencido el plazo para cambiar el domicilio electoral". La fecha tope para hacer dicho trámite era el 1 de julio. Agrega que "lo ideal es que siempre un candidato vote en la región donde se está presentando. Y eso es lógico y lo comparto, pero lo importante no es si voto en Santiago o en Valparaíso, sino el compromiso que quiero tener con los habitantes de esa región. Uno busca representar las inquietudes de los electores de Valparaíso, pero las leyes que se votan en el Congreso afectan a todo el territorio nacional".

Por su parte, consultado sobre su situación, José Miguel Insulza respondió que no cree que esto tenga mayor impacto en la votación, ya que posee otros vínculos con la zona: "Conozco Arica hace muchos años, he estado ahí muchas veces. No nací ni viví permanentemente ahí, pero tuve una gran conexión con ellos cuando fui ministro de Relaciones Exteriores y como ministro del Interior. También me vinculé con la región al ver los temas de la relación con Bolivia cuando estaba en la Agencia de La Haya. Por lo tanto, no me son desconocidos los problemas de la región, en absoluto".

El denominado "turismo electoral", probar suerte en las elecciones para representar en el Congreso a zonas en las que no se vive, se repite en menor medida en el caso de los diputados, ya que la Constitución señala en su artículo 48 que "para ser elegido diputado se requiere (…) tener residencia en la región a que pertenezca el distrito electoral correspondiente durante un plazo no inferior a dos años, contado hacia atrás desde el día de la elección".

Esto se cumple al pie de la letra en las regiones extremas del país como la XV de Arica y la XII de Magallanes, donde el 100% de los postulantes a la Cámara Baja votan en la zona; es decir, tienen allí su domicilio electoral. En las regiones más pobladas de Chile también se da un fenómeno similar; así, en el distrito 20 de Concepción, Talcahuano y otras comunas, solo dos de los 42 candidatos (un 4,7%) no están inscritos para votar en ese distrito, sino que en los otros distritos de la región. En el distrito Valparaíso la cifra alcanza un 7,1% (cuatro de 56 candidatos), llamando la atención el caso de Marcelo Díaz: el ex ministro vocero de gobierno y diputado PS por La Serena hasta 2014, sigue inscrito electoralmente en Coquimbo, pese a competir este año por un cupo a diputado por Valparaíso.

En la Región Metropolitana se registra una cifra que está por sobre el promedio nacional de candidatos que no son de sus distritos. Allí, pese a que el nuevo sistema electoral rediseñó el mapa generando distritos de hasta 14 comunas, hay 60 candidatos que no votan en sus distritos, lo que equivale a un 22,2% de los 270 postulantes que aprobó el Servel. En su mayoría pertenecen a otros distritos de la región.

Las zonas con mayor porcentaje de candidatos de afuera son el distrito 11 (Las Condes, Vitacura, La Reina, Peñalolén, Lo Barnechea) con un 40,6% que no vota ahí; lo sigue el distrito 12 (La Florida, Puente Alto, Pirque, San José de Maipo, La Pintana) con un 30,5%; más atrás se encuentra el distrito 13 (El Bosque, San Ramón, La Cisterna, Pedro Aguirre Cerda, San Miguel y Lo Espejo).

Entre los ejemplos de aspirantes a diputados que van por otros distritos de la capital se cuenta el del sociólogo Alberto Mayol, quien protagonizó una polémica en el Frente Amplio para tener un cupo en el distrito 10 (Santiago, Ñuñoa, Providencia, San Joaquín, Macul y La Granja), sin embargo él vota en la comuna de Vitacura (distrito 11).

En tanto, la ex ministra del Sernam del gobierno de Sebastián Piñera, Loreto Seguel (UDI), tras su fallida candidatura a alcaldesa por Conchalí en 2016, hoy sigue inscrita en un local de votación de esa comuna, que corresponde al distrito 9, pero en esta ocasión va como candidata a diputada por el distrito 13. O también está la situación del ex atleta nacional Sebastián Keitel, independiente con el apoyo de Evópoli, quien hizo ver su malestar cuando tras el arbitraje que hizo Piñera de las plantillas parlamentarias de su sector, no fue considerado como candidato por el distrito 8 (Colina, Lampa, Tiltil, Quilicura, Pudahuel, Estación Central, Cerrillos y Maipú). Finalmente, ChileVamos lo inscribió en el distrito 9 (Independencia, Renca, Huechuraba, Cerro Navia, Quinta Normal, Conchalí, Lo Prado, Recoleta), aunque viva, trote y vote en Chicureo.

El domicilio electoral se fijó automáticamente para los nuevos electores, según su lugar de residencia, cuando se aprobó la inscripción automática y el voto obligatorio. Para cambiar el lugar de votación se debe entregar una nueva dirección y hacer una declaración jurada de que la persona reside habitual o temporalmente en ese lugar, o bien trabaja o estudia allí. Tal es el caso del ex ministro de Hacienda Andrés Velasco, quien vive en Las Condes, y del diputado por La Florida Gustavo Hasbún. Ambos, pese a provenir de Santiago, inscribieron a tiempo sus domicilios electorales en Talca y Villarrica, respectivamente, para ser candidatos a senadores por El Maule y La Araucanía.

Según pudo establecer La Tercera, comparando tanto los candidatos al Senado de todo el país, como los candidatos a diputados de la Región Metropolitana, las principales comunas donde están inscritos los candidatos que compiten por otros distritos y circunscripciones son Providencia (nueve casos), Santiago (nueve casos) y Ñuñoa (siete casos).

En tanto, las circunscripciones que más reciben "afuerinos" son El Maule (ocho casos), La Araucanía (seis casos) y Tarapacá y Aysén (tres casos cada una).

(Para ver la infografía en detalle, haz click aquí o en la imagen)

Comparta esta historia