Sector oriente concentra el 48% del total de camas clínicas privadas que hay en la R. Metropolitana

Sector oriente concentra el 48% del total de camas clínicas privadas que hay en la R. Metropolitana
Un 48% del total de camas clínicas privadas que hay en la Región Metropolitana están ubicadas en el sector oriente de la capital, es decir, en comunas como Las Condes, Vitacura, Providencia, Lo Barnechea y Peñalolén.


Así, de 5.408 camas totales disponibles en clínicas y hospitales clínicos, 2.579 están esa zona. El área que le sigue es el norte de Santiago, donde -tras la suma que hacen el Hospital Clínico de la U. de Chile y Clínica Dávila, en Independencia y Recoleta, respectivamente-, se concentra el 21% de la oferta del ítem de camas en la RM.

En tanto, en el centro está el 12%, mientras que en el poniente y sur de la capital hay 13% y 6%, respectivamente.

El desglose, elaborado por La Tercera, se hizo a partir de las camas clínicas que cuentan con autorización sanitaria de la Seremi de Salud, listado del cual se excluyeron aquellas camas de clínicas estéticas, los prestadores que en los últimos meses han cerrado sus puertas (como clínica Servet y Las Lilas) y las de hospitales penitenciarios.

Otra cifra relevante es la ubicación de las instituciones de salud. De 44 clínicas y hospitales clínicos que hay en la región, y que cuentan con camas clínicas, un 77% está situado en el sector oriente.

Las camas clínicas son las que permiten entregar el servicio de hospitalización a pacientes con patologías complejas . Y son un bien escaso en el país. Actualmente, existen 2,14 camas por mil habitantes, cuando el promedio de los países OCDE es de 4,68 por cada mil habitantes.

Además, el déficit de camas en el sector público lleva a que en épocas de invierno el Estado deba comprar ese servicio al sector privado, para dar cobertura al aumento de la demanda producto de patologías estacionarias.

Las cifras también muestran la dispar oferta de camas respecto de los beneficiarios de las mismas. En Santiago, los usuarios de isapres son alrededor de 1 millón 900 mil personas, frente a los casi 5 millones de Fonasa, cuya oferta de camas hospitalarias es aproximadamente de 3 mil, según datos de un estudio realizado por el experto y académico de la U. de Chile Emilio Santelices. La Tercera solicitó al Ministerio de Salud el número de camas públicas y su distribución en la RM, pero hasta el cierre de esta edición dicha solicitud no había sido respondida.

La distribución de las camas muestra el cambio en la demanda que ha habido en el último tiempo, lo que ha llevado a generar nuevos proyectos o ampliaciones de los ya existentes en sectores distintos del oriente.

Uno de esos casos es Clínica Dávila, que en septiembre inauguró dos nuevos edificios y que sumará 156 camas, llegando a más de 600.

Asimismo, el grupo Bupa, de origen británico, al cual pertenecen las isapres Cruz Blanca e Integramédica, entre otros asociados, abrirá la Clínica Bupa Santiago, durante el primer semestre de 2018, en el sector de Departamental, en La Florida. Será de alta complejidad y aportará al sistema privado 460 camas.

Martín Manterola, gerente de Clínica Bupa Santiago, explicó que "nosotros elegimos la zona suroriente porque ahí está la clase media emergente, que pide la misma calidad de las mejores clínicas del sector oriente, con un muy buen servicio, pero más cerca de sus familias".

Dicho centro médico contará con 105 mil metros cuadrados, cuatro pisos de servicios ambulatorios, 122 salas de consultas, 24 de procedimientos, cuatro de endoscopía, 13 salas para toma de muestras y 10 salas de kinesiología.

En la misma línea, Clínica Vespucio, del Grupo Banmédica, inauguró instalaciones en La Florida, que triplican las existentes. Con esa ampliación tendrá 300 camas, de las cuales el 25% será para pacientes en estado crítico.

Juan Sabaj, gerente general de Clínica Vespucio, sostuvo que con eso "se responde a los desafíos en salud, en particular para el área de influencia que conforman La Florida, Puente Alto, Macul, Peñalolén, Ñuñoa, La Reina, La Granja y San Bernardo, entre otras. Estas comunas han experimentado un gran crecimiento, exigen mejores servicios y eso es lo que estamos poniendo a su disposición", dijo.

Respecto de la distribución general, Emilio Santelices explicó que la concentración de las clínicas se da donde se concentran los beneficiarios de isapre: "Existe una lógica con dónde está instalada la demanda". No obstante, aseguró que la "movilidad social" que ha experimentado el país en los últimos años podría llevar a que, con el tiempo, se instalen clínicas en otros lugares: "La población empieza a crecer y acceder a los servicios que le entrega su capacidad económica".

Desde la Asociación de Clínicas indicaron que estos recintos dan "cobertura a toda la población del Área Metropolitana (…) en comunas de alta conectividad y fácil acceso, donde las personas trabajan, estudian o transitan: en Providencia, porque allí circula un millón de personas por día; en Santiago, porque allí transitan un millón 800 mil personas". Agregaron que en aquellos lugares donde no hay clínicas para hospitalización "sí hay centros médicos, laboratorios y centros de imágenes, que dan servicio a la demanda".

Comparta esta historia