OCDE: Si Chile redujera la velocidad máxima a 50 km/hr se podrían salvar 120 vidas al año

OCDE: Si Chile redujera la velocidad máxima a 50 km/hr se podrían salvar 120 vidas al año
SANTIAGO.- Con sólo reducir en 10 kilómetros por hora (km/hr) el límite de velocidad en el país, se podría disminuir en un 20% la cantidad de fallecidos en accidentes de tránsito.


Así lo informa la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), en conjunto con la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y el Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial (OISEVI), en un estudio en el que analizaron la situación de seguridad vial de diez países latinoamericanos: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Paraguay y Uruguay.

En el documento, la OCDE recomienda a Chile "reducir de forma urgente el límite de velocidad en zonas urbanas de 60 km/hr a 50 km/hr, a partir de lo cual puede esperarse una reducción del 20% en el número de víctimas fatales en las ciudades".

En base a los números que datan de 2013, se cifra en 602 a los fallecidos en accidentes de tránsito en zonas urbanas donde el límite es de 60 km/hr y estiman que 120 vidas podrían salvarse al disminuir en sólo 10 km/hr la velocidad máxima.

También se recomienda intensificar la aplicación de las normas con la instalación de controles de velocidad automáticos, como los fotorradares, tal como propone el proyecto de ley que crea un Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones (CATI), cuya tramitación se encuentra estancada.

Una de las situaciones que evidenció la OCDE fue la falta de integración que tienen los registros de fallecidos en accidentes viales tanto de Carabineros como de los centros de salud.

Mientras que los primeros reportaban 1.623 muertos, los hospitales mostraban cifras que alcanzaban los 2.119. El número de Carabineros es el que oficialmente tiene la Organización Mundial de la Salud, sin embargo, este mismo organismo estima que el número real es 26% mayor, de 2.179 fallecidos (la mayor diferencia del grupo de países).

Según el estudio, la tasa de víctimas fatales por cada 10 mil vehículos motorizados que hay en el país es de 4,9. Estos fallecimientos aumentan anualmente en un 0,4% en el país y han registrado un alza total, entre 2001 y 2015, de un 5%.

De los fallecidos, un 41% correspondió a ocupantes de vehículos, un 39% a peatones, 8% a ciclistas, 7% a motociclistas y 6% otros.

A pesar de ser la segunda cifra más alta, el caso de los peatones ha ido a la baja desde el 2000. La cifra se redujo en un 15% desde ese año hasta 2013. No obstante, dentro del grupo de los países estudiados, Chile ocupa el tercer lugar de peatones fallecidos por cada 100 mil habitantes (4,7 muertes), sólo siendo superado por México y Ecuador.

El informe también reveló que en el país, el 60,9% de las muertes en accidentes viales se registran en zonas rurales y el 39,1% en zonas urbanas, siendo la única nación del grupo en el que los porcentajes marcan esa tendencia. De esta forma, Chile se acerca más a los resultados que muestran los países europeos.

Asimismo, se destacó que en sólo el 9% de los decesos en accidentes de tránsito estuvo relacionado el alcohol.

Entre el extenso informe se destacaron otras cifras respecto a la seguridad vial del país. Por ejemplo, que Chile sólo tiene un 24% de sus vías pavimentadas, equivalentes a menos de 5 kilómetros de camino per cápita.

Otro dato tiene que ver con el uso del cinturón de seguridad, que en Chile es obligatorio tanto en los asientos delanteros como en los traseros. En el primer caso, el 77% de los ocupantes lo utilizan, sin embargo, sólo un 14% de los usuarios de la parte posterior lo hacen.

Además de la reducción de los límites de velocidad y la utilización de fotorradares mencionados anteriormente, la OCDE emitió una serie de consejos y medidas que Chile podría aplicar para mejorar sus estándares de seguridad vial.

Así, recomendó evaluar el desempeño, coordinación y recursos del principal organismo coordinador, la Conaset, y finalizar la nueva estrategia de seguridad vial que está en proceso de diseño.

Otra medida a implementar es la de fortalecer y vincular los sistemas de información policiales y de las redes de salud, y aumentar el plazo de la hora de muerte a 30 días después del accidente para considerarlo como uno vial (actualmente sólo se considera a quienes fallecen 24 horas después del siniestro).

También se aconseja revisar el sistema de otorgamiento de licencias de conducir y considerar los antecedentes viales de los usuarios para ello. Asimismo, aplicar sistemas de "suspensión de la licencia de o la descalificación de conductores" para desincentivar la violación de las normas.

Finalmente, instan al país a abordar con mayor seriedad el problema de la conducción bajo los efectos del alcohol y dar una mayor prioridad a la seguridad de motociclistas y peatones.

Comparta esta historia