Loteos brujos en Melipilla ponen en peligro uno de los puntos más importantes para la biodiversidad del planeta

Loteos brujos en Melipilla ponen en peligro uno de los puntos más importantes para la biodiversidad del planeta
La zona de Tantehue, en la comuna de Melipilla, se ubica al interior de un valle cerrado, por el oriente, contra el Macizo de Cantillana y, por el norte y el sur, por las cadenas de cerros que se desprenden de este macizo, el cual tiene una extensión de aproximadamente 300 mil hectáreas de naturaleza rica y frágil, con ecosistemas muy similares a los que contiene el Parque Nacional La Campana, una de las 10 Reservas de la Biósfera de Chile. El valor ecológico de esta área, por su altísima riqueza en endemismo y microendemismo, la sitúa dentro del corazón de uno de los 34 puntos importantes de biodiversidad del planeta, siendo esta zona la de mayor valor ecológico (ZMVE), lo cual significa que dentro de nuestro país es el punto más importante a conservar, según la comunidad científica.


Pero este tranquilo equilibrio está a punto de acabar. En enero de este año, empezó a concretarse en el sector una repentina expansión inmobiliaria, generada por la masiva venta de parcelas en la zona. Terrenos en su mayoría de mil metros cuadrados.

Rápidamente los vecinos se vieron alertados por los letreros que anunciaban las ventas de predios por un valor promedio de 9 millones de pesos.

Con el correr de las semanas, se dieron cuenta de que los loteos son completamente irregulares.

El 15 de marzo, la presidenta de la junta de vecinos Vista Hermosa Tantehue Alto, Norma López, y Julio Cares, en representación de la junta de vecinos Santa María de Tantehue Alto, en una carta dirigida al alcalde Iván Campos denunciaron todas las irregularidades asociadas a este negocio inmobiliario. La misiva, hasta hoy, no ha tenido respuesta. Sin embargo, consigna detalladamente la situación.

Todo comenzó en 1998, cuando el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) aprobó la subdivisión del fundo Hijuela Norte Santa María de Tantehue, originado en la época de la reforma agraria, después que la corporación a cargo del proceso subdividiera la hacienda del mismo nombre, repartiendo la tierra entre campesinos. Hoy, los que viven allí son los descendientes de esas personas y de quienes trabajaron en la referida hacienda. A este terreno pertenece la parcela n.º 50, que en 2016 fue comprada a uno de los campesinos por el empresario Jorge Riquelme Segura, quien comenzó una subdivisión en parcelas de mil metros cuadrados.

Pero esta partición va en contra de lo que establece la Ley 19.300, Sobre Bases Generales del Medioambiente, toda vez que el Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) considera a dicha zona dentro de las "Áreas de protección ecológica con desarrollo controlado", lo que implica una subdivisión mínima de 10 hectáreas, es decir, 100 mil metros cuadrados.

Paralelamente, en otro sector del terreno que también fue subdividido, y que está a más de 300 metros sobre el nivel del mar, la zona está rotulada como "Área de protección prioritaria" y, en este caso, la subdivisión no puede ser por menos de 500 hectáreas. Sin embargo, la subdivisión fue hecha de todas maneras e implicó la tala de los árboles nativos que crecían en el lugar.

"No van a tener nunca urbanización. Yo conozco muy bien Tantehue, es una zona de sequía. Se estaba terminando un proyecto de agua potable rural que dará agua potable a los vecinos que tienen casas ahí. Pero no va a poder incorporar nunca loteos brujos, porque es ilegal. La Compañía General de Electricidad no puede por ley entregarles luz. La municipalidad no puede arreglar los caminos, ni pueden presentar proyectos para caminos. Es una estafa total", asegura Gebauer.

Comparta esta historia