Los costos y la factibilidad de soterrar las redes eléctricas

Los costos y la factibilidad de soterrar las redes eléctricas
Los últimos eventos meteorológicos que han afectado al país, como las intensas lluvias y sobre todo la nevazón del fin de semana en Santiago, que dejó a miles de hogares sin energía eléctrica, volvió a instalar el debate sobre los problemas del sistema de distribución y la posibilidad de soterrar las redes eléctricas.


Si bien existen múltiples beneficios, una operación como esta implica elevados costos que dificultan su factibilidad.

Según publicó La Tercera, no existen cálculos actualizados sobre el tema, pues los últimos datan desde hace unos cinco años en el marco de un proyecto de ley presentado por el senador Juan Pablo Letelier (PS), cuando la industria eléctrica cifró el soterramiento en un rango de entre siete y 10 veces más que levantar tendidos aéreos.

Según datos de la consultora internacional Edison Electric Institute, el costo mínimo de instalar nueva infraestructura eléctrica aérea ronda los 377 mil dólares por kilómetro, pero si se efectúa de forma subterránea el valor se eleva a unos 3,5 millones de dólares.

El periódico indica que en Santiago, en la concesión de Enel Distribución que alcanza 33 comunas capitalinas, el nivel de soterramiento de la red de baja tensión solo llega al 20 por ciento, lejos de países como Holanda (100 por ciento), Bélgica (85 por ciento) y Reino Unido (81 por ciento).

Por ejemplo, en ciudades con más de 50 mil habitantes, una operación de este tipo costaría al menos 30 mil millones de dólares.

Para la directora de Estudios y Regulación de Empresas Eléctricas (gremio que reúne a las distribuidoras y transmisoras de electricidad), Rosa Serrano, no hay estudios recientes sobre la factibilidad y el costo del soterramiento de la red, pero estimaciones que manejan en el gremio muestran cifras similares.

"El costo de soterrar depende directamente de las características de las zonas que se quiere intervenir. Un análisis del costo se debiera hacer de un análisis de política pública, considerando que los beneficios son múltiples. De todas formas, hay otras alternativas, como enmallar las redes de media y baja tensión", dijo la experta.

Respecto de cómo se pagaría esta inversión, Serrano sostuvo que es una tema a analizar, porque para las empresas no es viable absorber ese costo de una vez.

Mientras que el académico de la Universidad Católica y director de Systep, Hugh Rudnick, aseveró que se trata de una solución "viable, pero de altos costos, que no se justifican en una economía como la nuestra".

Además, manifestó que esto no necesariamente es la solución a la inestabilidad de la red, pues este fin de semana algunas zonas en que los cables de baja tensión van por ductos subterráneos de todas formas sufrieron cortes.

Comparta esta historia