Goic propone reponer voto obligatorio en propuesta constitucional

Goic propone reponer voto obligatorio en propuesta constitucional
"Una nueva Constitución para Chile que sea la casa común que todos anhelamos", se llama el texto de cuatro páginas que el comando de la abanderada DC, Carolina Goic, preparó como propuesta en materia constitucional.


Fue en 2014 cuando se formó en ese partido una comisión para trabajar en diversas medidas con miras a una nueva Carta Fundamental. En un inicio, participaron constitucionalistas como Jorge Correa Sutil, Humberto Nogueira y Patricio Zapata, más el ex presidente de la colectividad Gutenberg Martínez. Con el tiempo, el grupo fue variando, incluyendo a la constitucionalista DC María Pía Silva, quien redactó la propuesta de Goic.

En el documento -al que tuvo acceso La Tercera- se indica que "muchos siguen considerando que la Constitución es ilegítima; algunos de sus preceptos reflejan una concepción neoliberal de la sociedad, y expresan un alto grado de desconfianza del pueblo en su capacidad de decidir su destino, lo que se traduce en una institucionalidad política anémica".

Uno de los puntos principales del texto es la intención de reponer el voto obligatorio en el país, modificando el sistema de sufragio voluntario que se implementó en 2012. "Restableceremos el voto obligatorio, porque la democracia es un sistema de gobierno en el que derechos y deberes se integran y fortalecen recíprocamente", se lee en la propuesta constitucional, que fue dividida en tres ejes: Dignidad Humana, Democracia y Derecho.

En el primer ítem se plantea, por ejemplo, que se incluya "el reconocimiento de nuestros pueblos indígenas y el carácter pluriétnico de la nación chilena, como asimismo el deber del Estado de respetar y promover sus expresiones culturales".

En el capítulo "Derecho", en tanto, se propone principalmente una serie de cambios a la manera sobre cómo funciona el Tribunal Constitucional (TC). En esa línea, se indica que se "corregirán algunos de los defectos que presenta su actual organización y atribuciones". Así, en un eventual gobierno de Goic se cambiaría el mecanismo para nombrar a los miembros del TC, por lo que sus postulantes deberán someterse a un concurso público, incluso con participación de la ciudadanía. Además, el número de integrantes pasaría a ser impar "para facilitar los acuerdos y evitar los empates, como ocurre actualmente", y se determinaría un plazo máximo para que los ministros puedan ejercer sus funciones.

Por estos días, Goic ha estado analizando lo que es, quizás, el punto de mayor divergencia en materia constitucional al interior de la DC.

Según se señala en el documento redactado por su equipo, "la nueva Constitución reestructurará un régimen de gobierno diferente al actual, estableciendo al efecto un presidencialismo más racionalizado que el que ahora nos rige o un sistema de gobierno semipresidencial".

En ese sentido, por una parte existe un grupo de militantes -liderados por Zapata, Correa Sutil y Silva- que defiende la idea de un presidencialismo racionalizado, con el fin de limitar la injerencia del Presidente en la tramitación legislativa, dejando ese poder netamente en la Cámara y el Senado, tal como funcionaba en la Constitución de 1925.

Sin embargo, en una posición distinta está otro grupo de democratacristianos -entre ellos, Martínez y Nogueira- que apuesta a instaurar directamente un régimen semipresidencial.

Comparta esta historia