Ex embajador Patricio Hales recibió nuevas acusaciones por acoso y abuso sexual

Ex embajador Patricio Hales recibió nuevas acusaciones por acoso y abuso sexual
Pese a que en abril de 2016 el sumario administrativo que realizó el Ministerio de Relaciones Exteriores contra el ex embajador de Chile en Francia Patricio Hales (PPD) lo absolvió de las acusaciones de acoso laboral, ahora se suman nuevas revelaciones y una nueva denuncia ante la Fiscalía por abuso sexual y amenazas.


Carolina Cosmelli, una mujer de 53 años que trabajó en la residencia del ex diputado por un año (entre diciembre de 2014 y diciembre de 2015), lo denunció por abuso laboral y sexual, aunque el fiscal especial que indagó la causa (José Miguel Cruz) desechó esta última imputación.

Pero un artículo de la revista Sábado de El Mercurio recogió los testimonios de cuatro mujeres que se atrevieron a narrar sus experiencias: las secretarias Marcela Díaz y Viviana Zapata, una hijastra de Hales, Elisa García-Huidobro, quienes ya aportaron antecedentes a una denuncia presentada por la ex asesora del hogar María Eugenia Soto el pasado 19 de enero ante la Fiscalía Oriente.

Dicha querella, presentada por el abogado Juan Pablo Hermosilla, fue declarada admisible el 11 de octubre de 2017 y el fiscal a cargo es Francisco Lanas.

María Eugenia Soto, ex asesora del hogar de Hales, acusó que sufrió abusos entre los años 2006 y 2012, cuando decidió renunciar y volver a Chillán.

A Sábado narró un episodio que ocurrió en la casa en Santiago del entonces diputado alrededor de octubre del primer año, tras obligarla a sentarse con él a ver televisión: "De repente él se para y me toma de las caderas, me rodeó con sus brazos y me empuja hacia su cuerpo, cayendo los dos al sillón, yo sobre él, y ahí él empezó a frotarse con mi cuerpo. Sentía su (parte íntima) en mi trasero y él se movía de un lado a otro. Yo le tomé las manos, se las abrí y se las dejé sobre el sillón y arranqué de la pieza".

En marzo de 2007, la mujer acusa que Hales la intentó abusar tomando como excusa una bicicleta que él y su esposa le regalaron al hijo de la asesora en Navidad: "Él estaba con bata, con su bata blanca de siempre, mostrando su desnudez debajo. Yo le serví el desayuno, me quedó mirando y me dijo: 'Quena, ¿cierto que le regalamos una bicicleta a Matías?. Yo le digo que sí, entonces dice 'pero la bicicleta hay que pagarla'".

"Ahí me toma el hombro, yo doy dos pasos atrás y quedo con mis piernas chocando con la cama, como atrapada. Entonces él me empuja a la cama como para encimarme sobre mí, caigo, pero no sé de qué forma logro girarme, hasta que quedo con las rodillas en el otro lado de la cama. Me paro y me dirijo hacia la biblioteca y ahí salgo. Él iba a abalanzarse sobre mí, pero como yo hice ese movimiento tan rápido no alcanzó", añadió la afectada.

Una hijastra de Hales, la periodista Elisa García-Huidobro, quien declaró como testigo en el caso de María Eugenia Soto, relató a Sábado un hecho ocurrido cuando ella tenía apenas 10 años de edad, en 1995.

"Él abusó de mí: estábamos en el living de la casa de La Reina, viendo televisión. Todo estaba oscuro y él, ahí, con bata. Me toma y se le empieza a agitar la respiración. Me empieza a sobajear y yo sentí que había algo raro", afirmó.

"Me acuerdo que una vez, estando mi mamá presente, (Hales) me invitó a bañarme al jacuzzi con él. Él estaba desnudo, se paraba desnudo y se ponía espuma. (...) Lo hacía como juego, mostrándose frente a mí. Él se reía, con ese estado que ahora reconozco como eufórico", narró la mujer.

A raíz de un encuentro de García-Huidobro con Carolina Cosmelli en abril de 2016, esta última decidió denunciar a Hales; imputación que sería desechada por Cancillería.

Marcela Díaz, que trabajó con Hales desde 2003 hasta 2006 como su secretaria en la oficina distrital que el diputado tenía en Recoleta, relató un hecho ocurrido en mayo de su último año.

"Él me dijo: 'Deje los teléfonos ahí, que suenen nomás'. Me dijo venga a sentarse acá y como que me tiró. Me obligó a sentarme en sus piernas. Me sentó encima y empezó con esa cochinada de respirarme fuerte en mi oído. (...) Yo le decía, don Patricio, por favor déjeme tranquila", recordó.

"Yo tiritaba y el viejo lo único que hacía era respirarme en el oído y tocar en el cuello con la mano y me apretaba, me agarraba el cuello. (...) De repente trataba de darme besos en el cuello y yo lo empujaba. Hasta que de repente sentí la puerta y el viejo se paró como loco. Saltó. Fue un alivio", contó la mujer.

Quien tocó la puerta era su amiga, la también secretaria Viviana Zapata, que también acusa haber sido víctima de acoso su ex jefe: "Teníamos reuniones de equipo y nos hacía pasar a su oficina. Nos decía 'venga, siéntese aquí en mis piernas'. Con la Marce era especialmente insistente", recordó.

El abogado Hugo Rivera, defensor de Patricio Hales, dijo a Sábado que estas acusaciones se tratan de "imputaciones que no tienen ningún sustento en la realidad, falsedades que lamentablemente involucran a la familia".

Mientras, en su declaración a la prensa en enero de 2017, Hales dijo que "deseo expresar que no me extraña que se intente continuar por distintas vías el caso que se ha querido construir en mi contra".

Comparta esta historia