Chile presentó dúplica a demanda marítima boliviana

Chile presentó dúplica a demanda marítima boliviana
Tal como se informó el pasado fin de semana, este viernes el canciller Heraldo Muñoz junto al agente chileno Claudio Grossmann presentaron ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya la dúplica que pone fin a la fase escrita por la demanda marítima boliviana, interpuesta en abril de 2013.


El documento fue entregado alrededor de las 07:00 de la mañana (horario chileno) en la Secretaría del Tribunal Internacional, una semana antes del límite de la fecha fijada, y en él se asegura que Chile no tiene obligación de negociar con La Paz un acceso al Océano Pacífico.

En una columna publicada este jueves en el diario El País, de España, el canciller Muñoz afirmó que "Chile ha estado dispuesto a escuchar las aspiraciones de Bolivia y presentar sus intereses propios al país vecino. Sin embargo, ello no significa que exista una obligación jurídica de negociar un acceso soberano".

Ya instalado en la ciudad de La Haya el canciller dijo a Cooperativa que "no puede ser que las conversaciones que han ocurrido por el periodo de más de cien años puedan generar una obligación jurídica. Los países conversan, los países dialogan. Más aún los países vecinos. Y si la diplomacia estuviese constreñida por una obligación jurídica no habría negociaciones internacionales".

La dúplica tiene 196 hojas y aunque está bajo reserva posee tres ejes que se pueden adelantar de acuerdo a lo planteado por el agente Claudio Grossmann: "Uno es la intangibilidad del tratado de 1904: ese tratado estableció a perpetuidad el dominio chileno sobre los territorios que estuvieron en disputa durante la Guerra del Pacífico. (Segundo) No hay una obligación de negociar: no se pueden desnaturalizar lo que son conversaciones vecinales. Y lo tercero es que públicamente la Corte señaló que este no es un caso relativo de un derecho de Bolivia a un acceso soberano".

Tras la entrega de la dúplica chilena, los jueces comunicarán en un futuro próximo las fechas de las audiencias orales, las cuales se celebrarán probablemente en el primer semestre de 2018.

Tras esas audiencias los magistrados se retirarán a deliberar. Éstos suelen dar a conocer sus decisiones en un periodo que, de media, es de entre cuatro y seis meses, por lo que en un principio la sentencia se conocerá antes de finales de 2018.

Comparta esta historia