Caval: jueza impide formalización de yerno de Lavín

Caval: jueza impide formalización de yerno de Lavín
"Tengo la tranquilidad de saber que no he cometido ningún delito". Así se defendió Isaac Givovich, yerno del alcalde Joaquín Lavín, luego de que este martes la jueza de Garantía de Rancagua, Andrea Urbina, resolviera que debido a la inexistencia de una querella del Servicio de Impuestos Internos (SII) en su contra, la fiscalía no podía formalizarlo por delitos tributarios, en la arista principal de caso Caval.


De acuerdo a la resolución, "al no haber deducido el SII querella en contra del referido, se encuentra impedido el Ministerio Público de efectuar formalización por el delito tributario". Así, el tribunal acogió la solicitud de cautela de garantía presentada por el abogado de Givovich, Alfredo Morgado.

El Ministerio Público iba a formalizarlo por la presunta facilitación de facturas falsas, debido a que su empresa Asesorías en Gestión, Evaluación y Ejecución de Proyectos GES Consultores Ltda. habría emitido una factura por más de $ 380 millones para una justificación de honorarios ante el síndico Herman Chadwick.

Givovich explicó que no se trataba de una factura falsa, sino de un documento que fue emitido y después anulado: "Había un pronunciamiento del SII, de 2015, que dice que esa factura no era falsa, que fue anulada en tiempo y forma. No duró más de un mes. El SII ni siquiera me cursó una multa y me encontraba a punto de ser formalizado".

Tras la resolución, la fiscalía anunció que recurrirá ante la Corte de Apelaciones y que separará esta arista de la causa central.

Respecto de los dichos de Isaac Givovich, de que la factura fue anulada en 2014, el fiscal regional de Rancagua, Emiliano Arias, adjudicó la responsabilidad al SII, porque se querelló solo contra Juan Díaz. "Se ve claramente la actuación del SII; ellos sí se querellan respecto de Juan Díaz, quien llevó materialmente la factura falsa, pero, ¿qué ocurre? Que el Ministerio Público, y ellos mismos en su investigación administrativa, determinan que quien se la pasó a él fue Isaac Givovich", señaló.

A juicio del persecutor, "ambos sujetos se concertaron para emitir un documento tributario falso".

La fiscalía, en tanto, solicitó ampliar en 60 días el plazo de la investigación respecto de la arista por el delito de estafa, por la querella presentada por el empresario Gonzalo Vial.

Este martes, además, se realizó por segunda vez el cierre de la "causa madre" de Caval, en la cual hay 13 formalizados por los presuntos delitos relacionados con la compra y venta de tres predios en la comuna de Machalí. Esta transacción la realizó la firma Caval, cuyos propietarios eran Mauricio Valero y Natalia Compagnon, la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet.

Desde hoy, el Ministerio Público tiene 10 días para presentar su acusación. Lo único que podría trabar esta acción es que alguna de las partes recurra hasta la Corte de Apelaciones de Rancagua para solicitar la reapertura de la investigación.

Esto ocurrió anteriormente, a fines de agosto, cuando el Consejo de Defensa del Estado (CDE) pidió que se continuara indagando la causa, alegando que existían diligencias pendientes.

Givovich también se refirió a la denuncia que presentó en contra de Joaquín Lavín, ante el SII, por supuestas operaciones irregulares durante la campaña senatorial de 2009. "Nosotros, como familia, estamos muy tranquilos; vamos a seguir colaborando para terminar con estos temas. Cada uno tiene que responder por sus actos y nosotros lo hemos hecho de frente".

En radio El Conquistador, el alcalde Joaquín Lavín dijo que "es un tema muy difícil, doloroso de hablar, porque hay una hija de por medio, hay nietos, personas a las que uno quiere mucho; entonces, me cuesta hablar de esto y al mismo tiempo ver cómo un WhatsApp que tú le mandas a tu hija, y jamás pensarías que va a estar en un reportaje o un medio de comunicación, aparece. Es una cosa muy dura".

Añadió que "la verdad es que mi yerno y mi hija han estado involucrados en diversas situaciones judiciales a lo largo de estos años, distintas y de diverso tipo, y ninguna tiene que ver conmigo. De la acusación, lo que me duele y me molesta es la cosa familiar. La acusación propiamente tal no tiene ni pies ni cabeza".

Comparta esta historia