Bachelet recuerda su carácter de perseguida política en recibimiento a refugiados sirios

Bachelet recuerda su carácter de perseguida política en recibimiento a refugiados sirios
SANTIAGO.- La Presidenta Michelle Bachelet encabezó este jueves el recibimiento de las 14 familias sirias que se asentarán en Chile y que huyeron de la guerra civil que afecta a su país, ocasión en la que les recordó que muchos chilenos vivieron lo mismo que ellos durante la etapa de la dictadura, incluida ella misma.


Desde los salones de protocolo del Aeropuerto Arturo Merino Benitez, en donde fueron recibidos los refugiados, la Mandataria sostuvo que "ha sido muy emocionante poder saludarlos, es un día muy importante para nosotros y para ustedes y yo quiero darles la bienvenida a Chile, su nuevo hogar".

Noticia relacionada El despliegue que preparan Macul y Villa Alemana para recibir a los 70 refugiados sirios "Nuestro deseo es que comiencen a dejar poco a poco el miedo, el dolor y la incertidumbre. Sabemos que vienen de una historia difícil y queremos que encuentren en nuestro país una tierra que los reciba con amistad y buena voluntad para que puedan reconstruir su historia con paz y seguridad", añadió.

En ese contexto, Bachelet recordó que "los chilenos conocemos dolores similares: Muchos de nuestros compatriotas sufrieron el miedo de vivir en su propio país, corriendo peligro continuamente y vivieron también la urgencia de tener que partir para tener que recomenzar en otro lugar una vida mejor para ellos y sus hijos".

"Esta Presidenta que los recibe fue una de esas personas. En esos momentos en que tanto necesitábamos una mano amiga, fueron muchos los países que nos la tendieron, que nos ofrecieron un hogar y una vida mejor y que se convirtieron con el tiempo en nuestras patrias", enfatizó, en referencia al exilio que vivió en Alemania.

Por ello, la jefa de Estado indicó que "hoy el Estado de Chile tiene la obligación, pero también el privilegio, de tender esa mano, porque somos una tierra de democracia, de paz y de respeto".

"Sabemos que no es fácil partir de cero y en una tierras lejanas, con una cultura distinta y un idioma diferente. Pero también sabemos que es posible y que Chile se compromete con ustedes a hacer todo lo posible para que la adaptación sea rápida", subrayó.

La gobernante destacó que se trata del primer grupo de familias, las cuales provienen de distintos lugares de Siria, como Alepo y Damasco. Entre las 66 personas que llegaron hay 32 niñas y niños, quienes tendrán protección social, salud y educación costeada por el Estado.

En tanto, los adultos recibirán clases de castellano intensivas y apoyo para encontrar empleo. En el grupo hay sastres, tatuadores, dueñas de casa, técnicos en aire acondicionado, en comunicaciones, peluqueras, conductores, joyeros.

Finalmente, la Presidenta agradeció la labor del Departamento de Extranjería del Ministerio del Interior, Acnur, la Organización Internacional para las Migraciones, la Vicaria de la Pastoral Social y Caritas para gestionar la venida de los sirios y a las comunas de Villa Alemana y Macul, las cuales los acogerán en viviendas amobladas.

Comparta esta historia