Por qué los extranjeros que podrían irse de Venezuela deciden quedarse

Por qué los extranjeros que podrían irse de Venezuela deciden quedarse
Primero fueron los mejor preparados los que salieron, jóvenes profesionales que no vieron futuro en el país. Pero ahora, la escasez de productos básicos y la inflación ha empujado también a salir a clases más bajas.


Aunque no hay cifras oficiales exactas, se estima que la diáspora venezolana está entre uno y dos millones de personas. Venezuela tiene unos 30 millones de habitantes. Y según Naciones Unidas, 80.000 venezolanos han pedido asilo en otros países desde 2014.

Ya sea por el Aeropuerto Internacional de Maiquetía en Caracas o por las fronteras terrestres con Colombia y Brasil, lo venezolanos salen de su país. Otros muchos lo están pensando y algunos más lo harían, pero no tienen los recursos.

Muchos, sin embargo, deciden quedarse. Entre ellos, extranjeros que, pese a los problemas y a que podrían regresar sin problemas legares a sus lugares de origen, permanecen en el país que los acogió.

Derechos de autor de la imagen AFP Image caption Muchos venezolanos abandonan su país y cruzan a Colombia en busca de oportunidades.

Los motivos son varios. Para unos, al final, Venezuela se convirtió en su hogar. Otros apuestan a la recuperación del país y a estar ya posicionado cuando eso pase. Y otros, con ingresos en dólares, sopesan ventajas y desventajas y concluyen que Venezuela, pese a sus problemas, sigue siendo para ellos un "paraíso".

Estas son tres historias de extranjeros que pensaron salir de Venezuela, pero que decidieron permanecer.

Ariel Reyes es uruguayo y tras un paso por Paraguay llegó a una Venezuela próspera hace 20 años. Se ha ganado la vida como ha podido. Desde 2012 regenta junto a su socio, compatriota y amigo Fabián un pequeño restaurante, "El Farolito", donde se comen empanadas y se almuerza.

Poco a poco el negocio ha ido creciendo, sin dejar la modestia. Desde hace pocos días cuenta con un asador para ofrecer cortes de carne uruguayos.

Derechos de autor de la imagen AFP Image caption En el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, en Caracas, cientos de venezolanos toman vuelos en busca de una nueva vida.

"Cuando uno sale (de su país) siempre sueña con volver, pero uno echa raíces y se complica", dice Reyes, de 54 años y cuya mujer e hija son venezolanas.

"Pero si esto sigue así…", dice sin cerrar la frase. El negocio se ve afectado por la carencia y las dificultades para encontrar los productos y por la inflación.

Comparta esta historia