Oposición venezolana busca frenar Constituyente con plebiscito simbólico

Oposición venezolana busca frenar Constituyente con plebiscito simbólico
La oposición venezolana tiene una ambiciosa meta para la consulta pública y simbólica con la que buscará hoy expresar su rechazo a la Asamblea Constituyente convocada por el chavismo: lograr que 14 de los 20 millones de electores acudan a las urnas para participar en un proceso electoral impulsado sin la autorización del Poder Electoral y que fue calificado como una "barricada" más desde el Ejecutivo.


A comienzos de mayo, el Presidente Nicolás Maduro convocó a un proceso constituyente que, según la oposición, es una mera estrategia que le ayudará a perpetuarse en el poder. La iniciativa ha sido criticada desde distintos sectores, incluyendo a personajes históricamente cercanos al chavismo. Para muchos, reescribir la Constitución bolivariana es una traición al legado del fallecido mandatario Hugo Chávez (1999-2013).

El plebiscito opositor tiene lugar a solo dos semanas de que el oficialismo lleve a cabo las elecciones de los constituyentes que se encargarán de crear la nueva Carta Magna venezolana, y la participación de hoy será clave para asegurar el capital político de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Si bien la meta de los 14 millones revelada por el subsecretario de Acción Democrática, Negal Morales, a la cadena Globovisión parece demasiado alta para algunos analistas, la oposición espera que al menos cinco millones de personas participen de la consulta. El problema es que no habrá supervisión electoral y una persona podría fácilmente votar más de una vez.

"Catorce millones de electores me parece un número realmente difícil de alcanzar en cualquier elección, pero se aspira a sacar no menos de cinco millones. Sacando cinco, seis o siete millones de votos, sería un éxito absoluto porque además se calcula que el número de personas que participaría en la Constituyente, dos semanas después, sería de alrededor de dos millones. Habría una diferencia evidente", aseguró a La Tercera el analista político Miguel Velarde.

En las elecciones presidenciales de 2013, tras la muerte de Chávez, Maduro se impuso frente a Henrique Capriles con un total de 7,5 millones de votos en unos reñidos comicios en donde participó el 78% de los venezolanos. En las elecciones parlamentarias de 2015, donde la MUD obtuvo el control del Parlamento luego de 17 años de liderazgo chavista, la oposición obtuvo más de 7,7 millones de votos.

"El efecto más poderoso que va a tener es el efecto político, si es que se logra una masiva participación, ya que va a ser la demostración de los venezolanos de qué es lo que esperan para el país", asegura Velarde.

Los últimos meses en Venezuela han estado cargados de tensión política. Hace una semana, el país entró en su día 100 de manifestaciones antigubernamentales que ya han dejado 94 muertos y al menos 1.500 heridos. Se espera que la consulta pública también tenga su cuota de nerviosismo. El oficialismo ha tomado en los últimos días dos medidas para intentar bloquear y opacar la consulta.

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) anunció durante la semana que presentará ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) un recurso para que se suspenda el plebiscito, por considerarlo un fraude y una antesala a un "plan golpista". Al enterarse, la oposición contestó con rapidez, alentando a los diputados socialistas a presentar el recurso.

Por otra parte, el oficialismo realizará hoy en paralelo un simulacro de las elecciones a los diputados a la Asamblea Nacional Constituyente, que se realizarán el 30 de julio.

Esta semana, la oposición se vio reforzada con la excarcelación de uno de sus dirigentes más emblemáticos, el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López. El gesto del oficialismo, que le otorgó el beneficio de arresto domiciliario, fue visto como una manera de oxigenar al Ejecutivo de Maduro, asfixiado por las protestas y las crecientes críticas.

Según el subsecretario del partido Acción Democrática, Negal Morales, se apelará a la "conciencia cívica" de cada elector para que sufrague solamente una vez. "Las personas no tendrán un centro de votación específico, ya que podrán ejercer su derecho en el lugar de su preferencia", aseguró a la cadena Globovisión.

Morales confirmó también que los resultados se conocerán hoy mismo y que luego de las votaciones "se quemarán los cuadernos" electorales "con la intención de preservar la seguridad". Además de consultar por el proceso constituyente, se preguntará también a los venezolanos si quieren elecciones, así como el papel que deben jugar las Fuerzas Armadas en la defensa de la Constitución vigente (ver recuadro).

La coalición opositora de la Mesa de la Unidad Democrática instalará un total de 14.300 mesas de votación en el país, pero los venezolanos también podrán votar en 80 países del mundo.

Comparta esta historia