La XXV Cumbre del APEC en Da Nang: Juntos a la Prosperidad y el Desarrollo Armonioso

La XXV Cumbre del APEC en Da Nang: Juntos a la Prosperidad y el Desarrollo Armonioso
Muy pronto, los días 10 y 11 de noviembre, en Da Nang se celebrará la XXV Cumbre del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico.


Valoramos altamente que el Foro del APEC ofrece a todos sus participantes las amplias posibilidades para realizar los contactos de interés recíproco y concertar las posiciones acerca de diferentes cuestiones, económicas, sociales, ecológicas y humanitarias. Nuestros países aspiran a cooperar sobre la base de los principios de consenso y voluntariedad, respeto mutuo y disposición de encontrar compromisos independientemente de la coyuntura política. Precisamente en esto se manifiesta el "espíritu único" de socios del APEC.

Siendo la potencia Euroasiática más grande con extensos territorios en el Lejano Oriente que poseen un potencial considerable, Rusia está interesada en el futuro exitoso de la Región de Asia-Pacífico, en asegurar el crecimiento sostenible integral de todo este espacio. Creemos que la integración económica eficiente bajo los principios de apertura y beneficio mutuo, a base de las reglas universales de la Organización Mundial del Comercio es el instrumento clave para alcanzar este objetivo.

Apoyamos la idea de establecer el Área de Libre Comercio del Asia-Pacífico. Vemos en esto un interés práctico, la oportunidad de consolidar las posiciones en los mercados de Asia-Pacífico que crecen de manera dinámica. Quisiera subrayar que la cuota de las economías del APEC en el comercio exterior de Rusia se ha aumentado de 23% a 31%, y en las exportaciones, de 17% a 24% en los últimos cinco años. Y no vamos a pararnos en lo logrado.

Sin duda, un proyecto de tal envergadura como la creación del Área de Libre Comercio del APEC debe ser realizado tomando en consideración las prácticas y la experiencia de los formatos integracionistas clave en Asia-Pacífico y Eurasia. Inclusive las de la Unión Económica Euroasiática (UEE) donde Rusia coopera con Armenia, Bielorrusia, Kazajistán y Kirguizistán. Nuestra Unión se desarrolla dinámicamente, y nosotros estamos dispuestos a construir las relaciones con todos los países y asociaciones que muestran su interés. Vietnam, la sede del presente Foro, se convirtió en el primer Estado que firmó el Tratado de Libre Comercio con la UEE. Como resultado, nuestro intercambio comercial ha crecido notablemente, se ha hecho más diversificado.

Recientemente han finalizado las negociaciones sobre el Acuerdo de Cooperación Económico-Comercial con China. Han sido lanzadas las negociaciones con Singapur, estudiamos la posibilidad de concluir un Tratado de Libre Comercio con la ASEAN.

Y, por supuesto, aparte quiero destacar nuestra idea de formar una Gran Asociación Euroasiática. Hemos propuesto crearlo sobre la base de la Unión Económica Euroasiática y la iniciativa china de "Una franja, una ruta". Enfatizo que es un proyecto moderno, flexible, abierto para la adhesión de otros participantes.

Desarrollo integral de la infraestructura, inclusive la de transporte, telecomunicaciones, energía, está llamada a hacerse el fundamento de la integración eficaz. Actualmente Rusia está modernizando de manera activa los puertos marítimos y aéreos en el Lejano Oriente, extendiendo rutas ferroviarias transcontinentales, construyendo nuevos gaso y oleoductos. Estamos intencionados a realizar los proyectos de infraestructura bi y multilaterales, que conecten nuestros economías y mercados. Entre otros, hablo del "superanillo" de energía que une Rusia, China, Japón, la República de Corea o el paso de transporte entre las islas Sajalín y Hokkaido.

Prestamos atención especial a la integración de los territorios de Siberia y el Lejano Oriente al sistema de relaciones económicas de la Región de Asia-Pacífico. Este trabajo incluye un conjunto de medidas para mejorar el nivel de la atracción de inversionistas en nuestras regiones, insertar las empresas rusas en las cadenas productivas internacionales.

Para Rusia el desarrollo del Lejano Oriente se constituye en una prioridad nacional del siglo XXI. Se trata de la creación de unos "territorios de crecimiento" en la región, explotación masiva de los recursos naturales y apoyo a los más avanzados sectores de alta tecnología, así como de las inversiones en capital humano, educación y salud y la fundación de centros de investigación científica competitivos.

Esperamos que los socios extranjeros, ante todo los de las economías del APEC, tomarán parte activa en la realización de estos programas y proyectos. Cuanto más los participantes del anual Foro Económico Oriental de Vladivostok ya pudieron convencerse de que nuestros planes son viables y tienen perspectivas.

De la misma manera abordamos seriamente la incorporación de PYMES a los procesos de integración económica en el marco del APEC, promoción de emprendimiento femenino y los start-ups juveniles. Y, por supuesto, atribuimos una significación especial al fortalecimiento de los vínculos humanitarios, ampliación de los contactos en la esfera de ciencia y educación y en perspectiva – a la creación del espacio común educativo de la Región de Asia-Pacífico, uno de los centros del cual podría ser la Universidad Federal del Lejano Oriente.

Pensamos que organizar una cooperación eficiente para apoyar las innovaciones es la tarea principal que va al unísono con nuestra época dinámica. En esta relación Rusia propuso un número de iniciativas concretas. Me refiero a la unificación de las reglas de la economía y comercio digitales, armonización de los estándares técnicos nacionales, coordinación de las estrategias de la formación de los mercados de alta tecnología, elaboración del mecanismo conceptual único para el espacio digital. También hemos presentado a los socios nuestros resultados prácticos en el ámbito de prestación de servicios para la población por vía electrónica. Además, proponemos iniciar en el marco del APEC las consultas sobre los asuntos de cyberseguridad internacional y protección de los programas informáticos.

Un reto más que requiere la reacción conjunta de todos los socios en Asia-Pacífico es la prevención y liquidación de las consecuencias de desastres naturales, averías tecnológicas, epidemias y pandemias. Y, por supuesto, hay que tratar conjuntamente las cuestiones de seguridad alimentaria. Pensar como satisfacer la necesidad regional que crece rápidamente en los alimentos sanos y de calidad. Rusia ocupa posiciones de líder mundial en las exportaciones de cereales, aceites vegetales, pescados y una serie de otras mercancías. Esperamos convertirnos en el principal suministrador de alimentos ecológicos para nuestros vecinos de Asia-Pacífico y con ese objeto tomamos las medidas al fin de aumentar la producción agropecuaria, levantar su productividad.

Estamos apuntados a la conversación de interés recíproco acerca de todos los temas mencionados en el transcurso de la cumbre en Da Nang. Estoy seguro de que juntos resolveremos con dignidad las tareas para afianzar el crecimiento sostenible, balanceado y concertado de nuestra región común y alcanzaremos su prosperidad. Rusia está dispuesta a este trabajo conjunto.

Comparta esta historia