HRW: Morales manipula los derechos humanos para aferrarse a la presidencia de Bolivia

HRW: Morales manipula los derechos humanos para aferrarse a la presidencia de Bolivia
SANTIAGO.- Human Rights Watch realizó un crítico análisis del Mandatario Evo Morales, sosteniendo que manipula los derechos humanos para aferrarse a la presidencia de Bolivia.


En un artículo publicado en el New York Times, y que es firmado por José Miguel Vivanco, director para las Américas de la organización, así como por Juan Pappier, abogado de la misma, se hace una enumeración de las medidas impulsadas por Morales con ese fin.

"En 2016, convocó un referendo para eliminar una incómoda disposición de la Constitución boliviana que autoriza únicamente una reelección presidencial. Ello le habría permitido buscar un cuarto mandato y postularse de forma indefinida. Como sus planes fracasaron cuando la reforma fue rechazada por el 51 por ciento de los ciudadanos, Morales tuvo que idear una nueva fórmula: en septiembre, sus partidarios en la Asamblea Legislativa presentaron una demanda ante el Tribunal Constitucional para pedirle que elimine el molesto límite a la reelección consagrado en la Constitución de Bolivia", se indica.

En esa línea, se recuerda que ya en "2013 Morales había acudido al mismo tribunal para eludir el límite a las reelecciones y buscar un nuevo mandato. En esa ocasión, el tribunal generosamente concluyó que el primer mandato de Morales (2006-2010) no contaba, porque se dio antes de que la Constitución de 2009 entrara en vigor y autorizó la reelección".

"Ciertamente, muchos políticos latinoamericanos han evadido los límites a las reelecciones presidenciales y, de paso, con frecuencia han socavado el Estado de derecho. Algunos, como Carlos Menem en Argentina y Álvaro Uribe en Colombia, reformaron la constitución y consiguieron nuevos mandatos, pero no lograron perpetuarse en el cargo. Otros, como Hugo Chávez en Venezuela, simplemente eliminaron los límites a las reelecciones. Son pocos los presidentes, como Lenín Moreno en Ecuador, que han buscado restablecer los límites para esas reelecciones".

"Lo inusual de la estrategia de Morales, no obstante, es el descaro de recurrir a los derechos humanos para retener el poder", advierten Vivanco y Pappier.

Ambos, tras detallar la manera que el gobernante ha torcido las norma legales por su deseo de mantenerse en el poder, aseguran que "es prácticamente seguro que las actuales instancias judiciales de Bolivia no lograrán frenar la operación política de Morales para mantenerse en su cargo".

"Y, salvo que pierda las elecciones, Morales probablemente gobernará, al menos, hasta el 2026, sumando veinte años en la presidencia. Pero los gobiernos democráticos de la región deben reprochar su maniobra enérgicamente, al menos para restarle legitimidad a su futura presidencia y dejar en claro que no convalidarán las trampas de los políticos que quieran aferrarse al poder", finalizan.

Comparta esta historia