En último destino de su gira por Asia, Trump se reúne con Duterte en Filipinas

En último destino de su gira por Asia, Trump se reúne con Duterte en Filipinas
El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aterrizó este domingo en Manila, último destino de la gira asiática de 12 días que finalizó con una reunión bilateral con su homólogo filipino, Rodrigo Duterte. El encuentro entre los dos mandatarios había generado expectación en los días previos debido al carácter explosivo y fuerte de ambos líderes.


Trump llegó a la capital filipina para participar en la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), donde se abordarán, entre otros asuntos, el programa nuclear de Corea del Norte o el terrorismo del Estado Islámico (EI).

La llegada del mandatario estadounidense fue precedida por una serie de protestas en rechazo a la visita y choques entre la policía y los manifestantes.

Desde que asumió en el poder, el Presidente Duterte no había tenido una relación muy estrecha con la Casa Blanca, pero la llegada -meses después- de Trump al gobierno generó un cambio en ese escenario. Es por eso que en distintas ocasiones el mandatario filipino expresó su aprobación ante las nuevas medidas políticas de la administración de Trump.

El mandatario evitó algunos de los temas más incómodos para Duterte, como las acusaciones que ha tenido de la comunidad internacional por violar los derechos humanos como consecuencia de la llamada "guerra contra las drogas" que lleva a cabo Manila.

Organizaciones internacionales han cuestionado la polémica lucha contra el narcotráfico, que en un año y cuatro meses ha dejado como resultado más de 6 mil muertos en el país, de los que casi 4 mil fueron sospechosos abatidos por la policía.

Durante el breve encuentro del sábado entre Trump y Duterte, el mandatario estadounidense habría alentado las criticadas políticas contra las drogas. "Dijo algo como: ‘¿sabes?, lo estás haciendo muy bien’", dijo Duterte a periodistas el sábado, al regresar a Manila, en referencia a sus políticas contra las drogas y también a la campaña militar contra los yihadistas del Estado Islámico en el sur del archipiélago.

Las relaciones entre Filipinas y Estados Unidos se fueron debilitando cuando Duterte fue electo como Presidente, en junio de 2016, y mientras Barack Obama aún lideraba la Casa Blanca. El ex mandatario fue un crítico constante de los drásticos métodos en su lucha contra el narcotráfico.

Tras su llegada a Manila, el Presidente Trump participó en una cena de gala en la cual Duterte cantó a dueto con la cantante Pilita Corrales. Al finalizar la canción, le aseguró a la audiencia que había actuado "por orden del comandante en Jefe de los EE.UU.".

Durante este foro también se realizarán reuniones bilaterales y multilaterales de Estados Unidos, China, Corea del Sur, Japón, India, la Unión Europea y la ONU, además de la cumbre de Asia Oriental en la que entran Australia, Nueva Zelanda, Rusia, entre otros.

Uno de los temas clave de estos encuentros será, según Trump, "la creciente amenaza de Corea del Norte", como adelantó durante su visita a Vietnam. Según analistas, el mandatario podría instar a los países de la región que tienen vínculos comerciales con China para que respalden las presiones con el fin de aislar aún más al régimen de Corea del Norte y a las pruebas nucleares de Kim Jong Un.

Antes de aterrizar en Filipinas, el Presidente Trump envió un tuit desde su cuenta oficial haciendo énfasis en los insultos hacia el líder norcoreano. "Por qué Kim Jong Un me insultaría llamándome ‘viejo’, cuando nunca lo llamaría ‘bajo y gordo’? Oh, bueno, yo trato de ser su amigo, ¡y tal vez algún día eso suceda!".

El mandatario ofreció durante la jornada mediar la disputa territorial por el Mar de China Meridional, punto estratégico por el que transitan anualmente 5 mil millones de dólares en comercio y donde Pekín ha construido islas artificiales desde hace algunos años.

China reivindica casi la totalidad de esos territorios y ha rechazado la injerencia de EE.UU. en estos asuntos, mientras que Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunéi y Taiwán también solicitan ese mar.

Duterte, por su parte, solicitó no tocar ese tema. "El Mar de China Meridional es mejor no tocarlo, nadie se puede permitir ir a una guerra", aseguró. Los líderes en la cumbre en Filipinas discutirán sobre el Mar de China Meridional, pero más que nada para llegar a acuerdos para enfriar las tensiones.

Comparta esta historia