Corea del Sur ofrece a Pyongyang una reunión para aliviar tensiones militares

Corea del Sur ofrece a Pyongyang una reunión para aliviar tensiones militares
SEÚL.- Corea del Sur propuso hoy al Norte celebrar esta semana las primeras conversaciones militares en tres años para aliviar la actual tensión en la región, agudizada por las pruebas de misiles de Pyongyang, y también retomar las reuniones de familiares separados desde la guerra.


El Gobierno surcoreano se ofreció, en un comunicado leído en rueda de prensa por el viceministro de Defensa, Suh Choo-suk, a celebrar la reunión el próximo viernes en la Zona de Seguridad Conjunta (JSA, siglas en inglés), situada en el corazón de la zona desmilitarizada que actúa como división entre Norte y Sur.

El lugar propuesto por Seúl, el llamado "El pabellón de la paz" (un edificio de la JSA bajo control norcoreano), pretende ser un guiño al régimen de Pyongyang.

La propuesta llega a raíz de la oferta de diálogo planteada recientemente por el Presidente surcoreano, Moon Jae-in, en un discurso en Berlín en el que invitó a rebajar tensiones y se ofreció a reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un, "en cualquier momento y en cualquier lugar" si se daban las condiciones adecuadas.

Tras llegar al poder en mayo, el liberal Moon ha buscado tender la mano al Norte tras los diez años de pésimas relaciones con los Gobiernos conservadores en Seúl y en un momento marcado por las insistentes test de armas de Pyongyang, como el lanzamiento de su primer misil intercontinental realizado el pasado 4 de julio.

Según explicó hoy el viceministro surcoreano de Defensa, la reunión busca poner fin a "cualquier acto de hostilidad" a lo largo de la frontera ante el aniversario del alto el fuego que puso fin a la guerra de Corea en 1953 y que se celebrará el próximo 27 de julio.

El ministro de Unificación surcoreano, Cho Myoung-gyon, dijo, por su parte, que espera "una respuesta positiva del Norte", al que se ha instado a responder a través de la línea de comunicación militar intercoreana del flanco occidental fronterizo. Varios analistas consideran probable que Pyongyang acepte la oferta, aunque posiblemente pida retrasar la fecha del encuentro para preparar el terreno.

En línea con lo expuesto por Moon en Berlín, Seúl también propuso hoy celebrar conversaciones entre las delegaciones de la Cruz Roja de ambos países para intentar retomar los encuentros de familias separadas por la Guerra de Corea. La Cruz Roja surcoreana quiere organizar un primer encuentro en la JSA el próximo 1 de agosto para negociar una reunión de familiares (la primera desde 2015) en octubre, cuando se celebran las festividades que honran a los antepasados, uno de las ritos más importantes de la cultura coreana.

Se cree que en el Sur aún hay más de 60.000 personas (con una edad media de 81 años) que tienen familiares que quedaron atrapadas viviendo al Norte del paralelo 38 tras el fin de la Guerra de Corea.

Comparta esta historia