Con calma, pero preparados: Cómo enfrentan en Japón la amenaza nuclear de Norcorea

Con calma, pero preparados: Cómo enfrentan en Japón la amenaza nuclear de Norcorea
TOKIO.- Poco menos de 24 horas dura el viaje entre Santiago y Japón. El trayecto es largo y se vuelve bastante particular al notar que los canales de televisión arriba del avión y en los aeropuertos en escala por estos días solo titulan con una cosa: Corea del Norte y su amenaza nuclear.


Pasa que, luego de que hace unos días el régimen comunista de Pyongyang lanzara un misil que sobrevoló territorio japonés y luego realizara con éxito aparente una nueva prueba nuclear, la tensión diplomática y lo que pueda ocurrir se ha convertido en la primera noticia a nivel internacional.

Es más, en una de las escalas, el Hub que dirige vuelos a Tokio es compartido también con las salidas a Honolulu, Hawaii, y ahí el tema de conversación principal era que ojalá ni Trump ni Norcorea le arruine el fin de las vacaciones a nadie. Un tema que se trata como liviano, pero que esconde el peligro que hoy todos parecen sentir como muy presente. Y en Japón, eso se vive desde la llegada misma.

Aunque los nipones son reacios a hablar de este tema, que no es grato para nadie, el asunto sí está presente. De hecho, en el taxi la recomendación es simple: "en caso de terremoto, Tokio es una ciudad segura, pero si escucha las sirenas hay que buscar un refugio".

Es que en Japón está instalado un eficiente sistema de alerta de amenazas, que incluye los ataques desde el exterior, algo que a los chilenos nos puede parecer surreal, pero que retrata lo presente que tienen los nipones la amenaza bélica.

No obstante, acá no hay grandes cambios en la vida normal de la población: los niveles de seguridad son los estándar de cualquier ciudad desarrollada y, en el aeropuerto, los requisitos para entrar no son más altos que los que pide Estados Unidis.

De hecho, ninguna gran actividad se ha suspendido, y nadie está especialmente preocupado en las calles. La televisión sigue como si nada y las misiones diplomáticas se mantienen expectantes pero sin recomendaciones aparentes.

Chilenos preparándose Pero el tema está en agenda. Los periódicos japoneses llevan todos los días información sobre la tensión diplomática en portada, y sin autocensura. De hecho, acá son más gráficos que los medios internacionales.

Un ejemplo: el día que se confirmó la prueba nuclear de Corea del Norte, mientras The New York Times explicaba la escalada y dejaba en claro que la probabilidad de que estalle un conflicto es bajo, el tradicional Nihon Keizai Shimbun detallaba los posibles puntos de impacto y los escenarios probables de ataque. Sin alarmar, pero sí informando .

The Japan News, uno de los periódicos enfocados en el turista de negocios y con influencia en el país, ha escrito en estos días una serie de editoriales que apuntan a la necesidad de mejorar el sistema de escudo de misiles que tiene la isla instalada desde hace ya varias décadas.

¿Por qué? Porque en un país lleno de plantas termonucleares, la interceptación de una bomba atómica y su explosión en el aire podría ser incluso más catastrófica que el impacto en tierra del misil, pues expandiría el radio de destrucción y potencialmente generaría explosiones en cadena de plantas de energía.

Un escenario azolador que en Japón se maneja como un dato de la causa. Pasa que los japoneses son pragmáticos.

Eso es lo que dice el chileno Chris Kansai, que lleva más de 10 años viviendo en Osaka, ciudad ubicada al suroeste de Tokio, y más cercana Corea del Norte. Él explica que todos saben qué hacer en caso de emergencia, porque la prioridad es estar listo.

Por otro lado, Lidia Maya, una chilena que vive hace 21 años Gunma, al norte de la capital nipona, afirma que la vida de los residentes en el país sí se ha visto afectada. De hecho, explica que ella misma fue hace unos días junto a su hija a comprar unos set de emergencia (ver recuadro) que, si bien espera no usar, hoy son un bien básico en todo hogar nipón.

Pero no es que haya sicosis. Los canales de televisión siguen transmitiendo normalmente, no hay una mayor presencia policial en las calles ni se ven maniobras militares sobre la Bahía de Tokio. Por su parte los hoteles, aunque tienen planes de contingencia, no informan a sus pasajeros de manera directa sobre la amenaza, pues no es sentida como inminente, aún. La comunidad chilena en el país, que además está preparando las celebraciones de Fiestas Patrias, se mantiene en contacto pero siempre con calma, ya que según explica Maya, el mensaje desde la embajada es que "estemos tranquilos, que no pasará nada"

A pesar de eso, la convocatoria de chilenos en Tokio podría ser baja, pensando en que la capital es un objetivo de un posible ataque.

Japón es un país cruzado por la tecnología al punto de que, en caso de ataque, además de las sirenas que hay en cada ciudad, se envían mensajes a los celulares anunciando la amenaza y el tipo de ésta.El sistema permite así un espacio de seis minutos para esconderse, como ya ocurrió días atrás cuando un misil cruzó el espacio aéreo nipón. Ahí, las autoridades enviaron mensajes con instrucciones de alejarse de ventanas y protegerse bajo techo, al mismo tiempo que sonaba una sirena y a través de parlantes se repetían las mismas instrucciones.Además, en tiendas se venden kits de emergencia, a un valor de 3.800 yenes, algo así como 24 mil pesos chilenos. Estos "botiquines nucleares" tienen desde comida hasta baños especializados en minimizar el efecto de la radiación sobre las personas porque se sabe que la exposición a ésta es el problema principal.Asimismo, tienen cascos, ropa y zapatos de recambio, contenedores de agua, linternas, silbatos, comida, mantas térmicas y remedios.

Comparta esta historia