Candidatas transgénero hacen historia en elecciones de EE.UU.: conoce su historia

Candidatas transgénero hacen historia en elecciones de EE.UU.: conoce su historia
SANTIAGO.- Danica Roem y Andrea Jenkins tienen algo en común. Ambas hicieron historia este martes tras convertirse en las primeras dos personas transgénero en ser electas como representante estatal y consejera municipal afroamericana, respectivamente, en la historia de Estados Unidos.


Las dos lograron imponerse en las elecciones que se llevaron a cabo en diferentes estados del país, pese a las campañas y manifestaciones que grupos homofóbicos realizaron en su contra. Ambas, de esta forma, se transformaron en símbolo de apertura y aceptación para la comunidad LGBT.

Roem, venciendo la homofobia Periodista de destacada trayectoria y con 33 años, Danica Roem le dio una victoria anoche al Partido Demócrata, tras obtener el 55% de los votos, adjudicándose así un escaño en la legislatura estatal de Virginia. La joven será la primera persona trans en una asamblea local de cualquiera de los 50 estados de la Unión.

Nació en el condado de Prince William County y acudió a la Universidad de San Bonaventura en Nueva York para estudiar periodismo. Posteriormente volvió a su estado natal y trabajó como reportera en los periódicos Gainesville Times y en Prince William Times por nueve años. Durante ese tiempo, se coronó siete veces como ganadora de diversos premios de la Asociación de Prensa de Virginia. Además, es cantante en una banda de metal y madrastra de un pequeño.

Representando a una pequeña circunscripción cercana a la ciudad de Manassas, esta joven política logró vencer a Robert Marshall, uno de los delegados conservadores más veteranos del estado, que ya cumplía 26 años en el cargo. La contienda fue una de las más destacadas del año y captó la atención tanto a nivel nacional como internacional, gracias a la campaña de la aspirante demócrata.

Roem comenzó su cambio de género en 2012. Habló abiertamente sobre su historia desde un inicio de la carrera electoral, pero nunca quiso posicionar el foco de su candidatura en ese aspecto. Por el contrario, se centró en promover la calidad de los empleos, escuelas y, con especial fervor, puso énfasis en la congestión de tránsito en el norte del estado.

Su postulación levantó una ola de apoyos a nivel nacional y consiguió donaciones provenientes de todo el país. En octubre pasado, de hecho, recibió el respaldo del ex vicepresidente de EE.UU., Joe Biden. Todo ello propiciado por lo simbólico de su postulación y porque tuvo que enfrentarse a la campaña homofóbica de su contrincante.

Noticia relacionada Partido Demócrata se impone en elecciones de EE.UU. y propina un fuerte revés al Gobierno de Trump El derrotado republicano, conocido por no reconocer los derechos de la comunidad LGBT, se declaró a sí mismo como "jefe homofóbico". A comienzos de este año, Marshall patrocinó una medida que habría restringido el uso de los baños para las personas trans y, también, apoyó un proyecto de ley que prohíbe a los homosexuales servir abiertamente en la Guardia Nacional de Virginia. Como si fuera poco, durante toda la carrera se negó a tratar a su rival como a una mujer.

"Esta noche los votantes eligieron a una líder transexual inteligente y orientada a las soluciones y no a un demagogo anti-LGBTQ, y enviaron un fuerte mensaje a los legisladores que están en contra de los transexuales en el país", dijo Aisha C. Moodie-Mills, presidenta y directora general del Victory Fund en un comunicado. "2017 permanecerá en la memoria como el año de los candidatos trans, con la campaña heroica de Danica como centro de un movimiento nacional (…) Es inevitable que otros sigan sus pasos", aseveró.

Jenkins, una líder local En otra parte del país, en el estado de Minnesota, la dirigente de la comunidad LGBT Andrea Jenkins, también marca un presente. Obtuvo alrededor del 73% de los votos en el Octavo Distrito de Minneapolis y logró, así, adjudicarse un asiento en el Concejo Municipal. Con ello, se convirtió en la primera mujer afroamericana abiertamente transgénero en ser elegida para un cargo en una oficina pública de Estados Unidos.

Defensora de la identidad de género, poeta y escritora, esta líder local de 56 años nació y creció en Chicago. A los 18 años ingresó a estudiar en la Universidad de Minnesota. Poco más de una década después comenzó a presentarse ante la sociedad como una mujer. Antes de convertirse en dirigente trabajó para el gobierno del condado de Hennepin como consejera vocacional y estudió dos maestrías, en escritura y en desarrollo de economía comunitaria, según escribe el Star Tribune.

Su primer acercamiento al mundo político ocurrió en 2005, cuando se desempeñó como asistente de uno de los miembros del Concejo Municipal de Minneapolis. Durante ese periodo, en 2011, ganó la Beca Bush para trabajar en temas de identidad de género, y actualmente es curadora del Proyecto de Historia Oral Transgénero de la Universidad de Minnesota. Luego de desempeñarse por doce años como asesora, decidió que era su hora de postular.

Según consigna The Whasington Post, Jenkins es conocida por trabajar en campañas contra la violencia juvenil y para mejorar los vecindarios del barrio centro-sur. También es activista del movimiento Trans Lives Matters. Además, ha trabajado para ayudar a impulsar el desarrollo del sector de la conocida calle 38 y avenida Chicago, área que hace años estaba plagada de delitos y crímenes.

"Las personas transgénero han estado aquí siempre, y las personas negras transgénero han estado aquí siempre", afirmó Jenkins al Washington Post tras su victoria este lunes. "Estoy realmente orgullosa de haber alcanzado este estatus, y espero con ansias que más personas trans se unan a mí en la oficina, y en todos los otros tipos de funciones de liderazgo de nuestra sociedad", añadió.

Comparta esta historia