Boca Ratón, la ciudad de Estados Unidos que desarrolló un arma secreta clave para derrotar a los nazis en la Segunda Guerra Mundial

Boca Ratón, la ciudad de Estados Unidos que desarrolló un arma secreta clave para derrotar a los nazis en la Segunda Guerra Mundial
El teniente Manuel J. Chávez dividía su tiempo entre bañarse en el mar transparente de Boca Ratón y pilotar aviones con un arma secreta que ayudó a derrotar a los nazis en la Segunda Guerra Mundial.


Era 1942 cuando Chávez llegó, junto a otros cientos de miles de miembros del ejército estadounidense, a la húmeda ciudad del estado de Florida, donde solo había algo más de 700 residentes y dos semáforos.

El gobierno de Estados Unidos había escogido ese aislado lugar en la costa sureste para instalar una base aérea militar cuya operación era secreta. Ni siquiera podía aparecer en el mapa.

El manuscrito secreto de Alan Turing, el descifrador del Código Enigma

Las tropas estacionadas allí no tenían permitido pronunciar la palabra "radar" fuera de la base ni tomar apuntes en las clases técnicas obligatorias.

Décadas después se sabría que la instalación tuvo un papel clave en la destrucción de submarinos alemanes que asediaban y atacaban las costas británicas y estadounidenses.

Mientras estuvo en plena operación, sin embargo, los habitantes de Boca Ratón se acostumbraron al misterio y adaptaron sus oídos al estruendo de los aviones militares despegando y aterrizando constantemente.

También se habituaron a ver los dos únicos bares de la población repletos de jóvenes soldados disfrutando de una cerveza o de una hamburguesa.

"Todos los de la base estaban formados para vivir en el secreto", le dice a BBC Mundo Sally Ling, miembro de la Sociedad Histórica y Museo de Boca Ratón.

Ling publicó en 2005 un libro sobre el tema, tras haber pasado año y medio investigando sobre las actividades de la base aérea. Incluso entrevistó a algunos de los militares que ahí trabajaron, como el veterano Manuel "Manny" Chávez.

La cronista describe cómo la pequeña localidad cambió drásticamente y en tiempo récord: entre junio y octubre de 1942, unos 35.000 obreros levantaron 800 edificios, entre los que había hangares, hospitales y residencias.

Pero para comprender qué hizo único a este aeródromo, hay que retroceder dos años para recordar una cena muy especial.

En un club privado de Washington DC se reunieron científicos británicos y estadounidenses.

Los primeros traían consigo uno de sus "secretos técnicos más preciados y altamente resguardados", según cuentan en el archivo en línea del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

Se trataba del magnetrón, un radar de 10 centímetros que generaba una potente energía de microondas sin requerir de una red nacional de postes que midieran 15 metros.

Los británicos querían instalar el magnetrón en las narices de los aviones con el objetivo de que detectasen la ubicación precisa de los navíos de los alemanes sin que estos tuviesen forma de advertirlo.

Pero no tenían la capacidad de hacerlo solos, en medio de un ambiente de hostiles enfrentamientos con los nazis, quienes bombardeaban Londres y habían estacionado sus submarinos frente a las islas británicas.

100 años del afiche del Tío Sam: ¿cuál es la historia detrás de la icónica imagen?

Justamente los submarinos se convirtieron en el problema de Inglaterra, que, pese a haber avanzado en la tecnología de radares, no tenía suficiente desarrollo técnico para enfrentarlos.

"Los radares no podían detectarlos. Los alemanes estaban hundiendo los barcos mercantes que llegaban desde Estados Unidos a las costas de Inglaterra", señaló el académico emérito del MIT, Charles Counselman III, en el documental "Boca Raton: The Secret Weapon That Won World War II" (Boca Ratón: el arma secreta que ganó la Segunda Guerra Mundial), transmitido esta semana en la televisión pública de Florida.

El "Comité Microondas" de científicos estadounidenses que se reunió con los británicos decidió que era necesario abrir un laboratorio para desarrollar una tecnología de radares con el magnetrón como pieza central.

Con el apoyo del gobierno estadounidense, instalaron en el otoño de 1940 un laboratorio secreto en la sede del MIT en Cambridge, que recibió el nombre en clave de "Radiation Laboratory" (Laboratorio de Radiación).

Durante los siguientes cinco años, "el Laboratorio de Radiación hizo contribuciones sobresalientes a la tecnología de radares de microondas", dice el archivo del MIT.

Años cruciales, pues en diciembre de 1941 Estados Unidos entró a la Segunda Guerra Mundial tras el ataque de Japón a la base naval de Pearl Harbor en el territorio estadounidense de Hawái.

"Los soldados ardían como antorchas humanas": el duro testimonio de un sobreviviente de Pearl Harbor

"Fue una verdadera carrera desarrollar ese sistema de radares, porque querían asegurarse de que los alemanes no se les adelantaran", dijo a BBC Mundo la investigadora de la base aérea de Boca Ratón, Sally Ling.

En marzo de 1941, el laboratorio probó el primer sistema de radar de microondas dentro de un avión.

Pero a medida que avanzaban los meses y se acercaba el invierno, las condiciones del clima hacían más difícil realizar pruebas desde la escuela de entrenamiento de radares que tenía el ejército en Scott Field, Illinois, según contó Ling.

Fue en ese momento que el alcalde de Boca Ratón, J.C. Mitchell, vio una maravillosa oportunidad ante sus ojos.

El alcalde convenció a los funcionarios de la fuerza aérea estadounidense de hacer una visita a Boca Ratón.

En la pequeña localidad había un aeropuerto construido en 1930, un exclusivo club para turistas que viajaban en verano desde el norte y plantaciones de vainas.

La cercanía con el océano y el aislamiento del lugar fueron características que gustaron al ejército para establecer el aeródromo, dijo Ling.

El 17 de mayo de 1942, el diario The Miami Herald reportó que familias habían sido ordenadas a desalojar de inmediato todo el territorio al oeste de la vía férrea de Boca Ratón "para poder establecer una estación de entrenamiento técnico de las Fuerzas Aéreas de Palm Beach".

"El juez John W. Holland firmó una orden otorgando al gobierno federal la inmediata posesión de casi 2.500 hectáreas de terreno", decía el informe.

"La raza japonesa es una raza enemiga": cómo el ataque a Pearl Harbor convirtió la vida de los japoneses de Estados Unidos en un tormento

El Herald también reseñó que el gobierno federal no hizo ninguna oferta para comprar las tierras a sus dueños originales.

La instalación de Boca Ratón se convirtió en la única en todo Estados Unidos que probaba radares aerotransportados del ejército durante los años de la guerra.

El veterano Manuel "Manny" Chávez detalló en el documental sobre la base aérea que en su grupo había "entre 25 a 30 pilotos con la misión de entrenarnos en el uso de los radar"es.

"La escuela de radares empezaba a las 4 de la mañana hasta al mediodía, y del mediodía hasta la tarde", dijo Chávez, quien falleció recientemente.

Los esfuerzos de Chávez y sus compañeros de tropas rápidamente resultaron en derribos de submarinos nazis, detalló Ling.

"En noviembre de 1942, los submarinos U-boot alemanes destrozaron 117 embarcaciones de los aliados. Menos de un año después, en septiembre y octubre de 1943, solo 9 barcos de los aliados fueron hundidos y un total de 25 submarinos alemanes fueron destrozados por aviones equipados con radares", dijo el investigador Robert Buderi en su libro "The Invention that Changed the World" ("El invento que cambió el mundo", 1996).

Después del suicidio de Adolfo Hitler el 30 de abril de 1945 vino la rendición del Tercer Reich y el 8 de mayo se celebró el Día de la Victoria, que marcó el fin de la guerra.

Tres meses después, Japón se rindió ante los aliados luego de casi seis años de enfrentamientos.

El aeródromo de Boca Ratón continuó funcionando como una instalación militar hasta septiembre de 1947.

Comparta esta historia