Alertan que fin de la libre circulación puede terminar con la propia Unión Europea

Alertan que fin de la libre circulación puede terminar con la propia Unión Europea
El final de la libre circulación en el espacio Schengen supondría el fin de la Unión Europea, alertó este viernes el comisario europeo de Interior, Dimitris Avramópulos, con motivo del debate sobre la reforma para prolongar hasta tres años los controles en las fronteras interiores de la comunidad.


Un grupo de países europeos (Francia, Alemania, Dinamarca, Austria y Noruega), piden cambios en las normas de Schengen para poder responder a la amenaza terrorista, reclamando poder prolongar de dos a cuatro años los controles fronterizos excepcionales previstos en las reglas del espacio.

"Compartimos las inquietudes de algunos Estados miembros por razones de seguridad", indicó el comisario a su llegada al Consejo de ministros de Interior que aborda el tema, pero advirtió de que Schengen "debe mantenerse vivo" porque, si muere, "Europa morirá".

Por un lado, Bruselas plantea prolongar de seis meses a un año en los controles en las fronteras interiores en caso de "amenaza grave" para la seguridad nacional o el orden público; por otro, indica que los países podrían añadir otros dos años de controles en caso de que persista la amenaza grave o que el país demuestre que está aplicando medidas a nivel nacional, como por ejemplo si ha declarado el estado de excepción.

Otros Estados, como Hungría, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia, no ven del todo con buenos ojos la prolongación de los controles, aunque hoy no la han rechazado rotundamente, pero han incidido en que hay que reforzar los controles exteriores y la cooperación judicial entre los países, según fuentes diplomáticas.

Comparta esta historia