Neven Ilic: 'En el COI pueden pasar cosas, pero no es lo relevante'

Neven Ilic: 'En el COI pueden pasar cosas, pero no es lo relevante'
Neven Ilic, presidente del COCh y de la Odepa, fue elegido ayer en Lima como miembro del Consejo Ejecutivo del Comité Olímpico Internacional (COI). No era la primera vez que se postulaba y será el octavo chileno que cumplirá estas funciones, todos en el siglo pasado.


No le quitemos méritos al asunto. Era un miembro propuesto, es una elección…

Para que la gente entienda, el COI no está formado por comités olímpicos de países, sino que por miembros, que en este momento son alrededor de cien, que son los que dirigen los destinos del COI. Cuál va a ser exactamente mi función es algo que vamos a ver dentro de los próximos meses, por el momento, me interesa aprender, entender el funcionamiento, ver de qué manera puedo relacionar a la Odepa con el COI, dos instituciones que deben hablar un lenguaje común, que deben colaborarse.

¿Por qué cree usted que ha tenido este éxito: ganar la Odepa, ganar la elección de miembro del COI? ¿Será una cosa de imagen, una buena campaña?

Eso hay que preguntárselo a los votantes, pero creo que es un premio de 12 años de trabajo, que no es poco y si sumamos mi permanencia en el tenis, son 16 años, y que partimos desde momentos muy complicados. Fuimos construyendo poco a poco confianza, demostrando que éramos capaces de hacer cosas por nuestros deportistas y por nuestro país, construir confianza en el tiempo no es fácil.

El último chileno miembro fue Sergio Santander. ¿Se acordaban allá de él? ¿lo relacionaron con él?

Nadie me comentó. La verdad es que la actitud de todos fue muy buena, de mucho cariño, de mucha aceptación, de hecho la votación de alguna manera así lo muestra (74 a favor, cuatro en contra, cuatro abstenciones), una de las mayorías más importantes dentro de las nueve votaciones que hubo. La gente es muy amable, con eso me quedo.

Se lo pregunto porque el COI, así como la FIFA, tenían imagen de instituciones corruptas. ¿No le da miedo entrar a una organización que tiene esa imagen de corrupción?

Siempre en estas instituciones pueden pasar cosas, pero lo que es relevante y rescatables es su lema, su objetivo, su visión, y eso tiene que ver con deporte de alto rendimiento, con vida sana y eso es lo que a mí me encanta y me entusiasma de esta posibilidad que estoy viviendo. Al revés, me siento orgulloso de entrar a una organización que tiene como lema desarrollar el deporte bajo valores y yo soy un convencido de que el deporte es una buena herramienta para atacar o ayudar en muchas cosas del desarrollo de nuestra juventud y nuestra sociedad.

Se ratificó a París 2024 y Los Angeles 2028, las únicas candidatas que quedaban. ¿No cree que los JJ.OO. se está transformando en algo gigante, que apenas un puñado de ciudades pueden acoger?

Entregar las dos candidaturas ahora me pareció brillante, son dos ciudades dentro de dos países extraordinarias, con una gran cultura deportiva, con capacidad económica. Nadie quería perder en una elección la posibilidad de quedarse con una o con otra, pero la agenda 2020 lo que está haciendo es impulsar esa posibilidad de que los Juegos sean a un nivel de costos razonables. De hecho las dos candidaturas tienen el 95% de la infraestructura deportiva construida, no tiene que hacer más estadios o instalaciones, que los gobiernos no estén obligados a invertir grandes sumas de dinero.

Pero es lo mismo, igual le cierra las puertas a ciudades -o países- más pequeños, o no tienen la infraestructura o no la pueden construir.

El COI quiere generar posibilidades a ciudades más pequeñas, de hecho dentro de la Agenda 2020 en algún momento se habla de que los hagan dos países. La visión del COI es bajar los costos y que sea accesible a todo el mundo, dentro de los cánones normales.

Ahora esa última pregunta… Usted dijo que dejaba la presidencia del COCh cuando hubiera choque de interés con los Panamericanos…

En pocos días (me voy). Hay una visita a Santiago de la Odepa, la comisión de evaluación el 26 de septiembre.

Comparta esta historia