La U sufre porque quiere

La U sufre porque quiere
Lo tuvo al borde del nocáut y terminó pidiendo la hora. Así podría resumirse la victoria por la mínima de la U ante San Luis en el Lucio Fariña, en la ida de los cuartos de final de la Copa Chile. Por largos pasajes, los azules controlaron el partido, dispusieron de las mejores chances, pero una torpeza de Díaz, quien vio la roja, terminó complicando la tarde. Tanto, que sobre el final tuvo que aparecer Herrera para mantener la ventaja.


Hoyos tomó nota de lo ocurrido en ese mismo estadio hace algunas semanas por el torneo nacional. Primero, al quitar un delantero para sumar un volante y luego reforzando la banda derecha para cortar el circuito entre Lara y Saavedra, que tanto daño le hizo al fondo azul en aquel partido jugado el pasado 13 de agosto. A partir de esos pequeños movimientos para ajustar el funcionamiento, la U comenzó a dominar el juego. No tanto desde la posesión, pero sí reduciendo al máximo el poder de fuego de los quillotanos. De hecho, Johnny Herrera en el primer tiempo no tuvo una sola acción de riesgo y los cuatro zagueros prácticamente no tuvieron que extremar esfuerzos para controlar los tibios arrebatos de Caballero y Martínez.

Sin pasar zozobras en defensa, la U se empezó a sentir cómoda en la cancha. Nadie parecía quejarse del pasto sintético del Lucio Fariña. Apelando a balonazos largos para Díaz y Pinilla, los azules tenían la fórmula para inquietar a Nacho González. Aunque la apertura de la cuenta llegó a través de una jugada fortuita, en la que un remate de Fabián Monzón se desvió en el camino en Rodrigo González antes de terminar en el fondo de la red, el equipo de Hoyos se creó tres mano a mano que bien pudieron liquidar la serie. En dos de ellos, el Torito de Fresia no supo que hacer ante el arquero canario y posteriormente Pinigol estrelló su remate en el palo.

La U tenía el partido a su merced. San Luis no encontraba los caminos para destrabar el cerrojo que le planteó Hoyos en el mediocampo y el fondo canario era una invitación permanente para quedar de cara al gol. Sin embargo, Isaac Díaz cerró una tarde negra haciéndose expulsar tontamente. Con una tarjeta amarilla en la mochila, retrasó el servicio de un tiro libre en la propia área local, lo que le valió la segunda. Un absurdo total.

Con la ventaja numérica, San Luis se atrevió un poco más. Con poco fútbol, pero mucho ímpetu. Sin embargo, salvo algunos pelotazos al área, no caía una sola idea clara entre los volantes y delanteros locales. Ni siquiera la manito que les dio Gamboa sobre el final, cobrándoles un penal inexistente tras una caída de Braulio Leal, la pudieron aprovechar. El remate de Césped desde los doce pasos fue atajado con las piernas por Herrera, poniéndole la cuota de justicia necesaria a un partido que la propia U lo complicó.

Comparta esta historia