La sentida despedida de Pizzi en el vestuario y cómo reaccionaron los jugadores

La sentida despedida de Pizzi en el vestuario y cómo reaccionaron los jugadores
SAO PAULO.- Su tono quebrado al responder la primera pregunta dejaba en claro, de entrada, el dolor de Juan Antonio Pizzi luego de que Chile fracasara y no lograra un cupo al Mundial de Rusia.


Su voz, tras perder 3-0 con Brasil, demostrada la tristeza del técnico argentino-español, quien en esa misma conferencia daba por "cerrado el ciclo" al mando de la "Roja" y se "restaba" de seguir en el puesto.

Y lo mismo que le informaba a los periodistas, más tarde se lo comunicaría a los jugadores en uno de los vestuarios del Allianz Parque de Sao Paulo. "Macanudo" ya no sería más el entrenador del seleccionado nacional.

Con la misma tristeza que había hablado en conferencia de prensa, el DT le anunciaba a sus ahora ex dirigidos que su proceso en el bicampeón de América llegaba a su fin.

"Pizzi los reunió a todos, tomó a la palabra y comunicó su salida. Todos escucharon muy atentos su sentido discurso, uno que duró varios minutos. Lo que más hizo fue agradecer la entrega", cuentan desde la selección.

La exposición de "Macanudo" frente al plantel duró un largo rato y el silencio se apoderó aún más de un camarín devastado por la eliminación.

Precisamente las palabras de Pizzi retrasaron la salida de los jugadores al bus. Recién a eso de las 00:00 comenzó el desfile hacia el vehículo que los llevaría al aeropuerto para volar a Santiago.

Y en en ese andar fueron los propios seleccionados los que confesaron que el DT se había despedido en el vestuario.

"El profe nos juntó y nos informó sobre su salida. Fue un momento amargo para ellos y nosotros. Es una pena, este cuerpo técnico tenía grandes personas y grandes profesionales", sostuvo en zona mixta, Gary Medel.

Fue el adiós de Pizzi, quien deja la "Roja" después de casi dos años y con las alegrías de haber logrado los títulos de la Copa Centenario y de la China Cup, pero con el inmenso dolor de quedar sin Mundial.

Comparta esta historia