Conoce cómo se forjó el camino al éxito del chileno bicampeón mundial de esquí náutico

Conoce cómo se forjó el camino al éxito del chileno bicampeón mundial de esquí náutico
SANTIAGO.- Pudo haber sido futbolista. De hecho cuando niño jugaba de centrodelantero en una liga en la Universidad Católica en Santa Rosa de Las Condes. Pero "la sangre tira" y siguió la tradición familiar de sus hermanos.


Una decisión más que acertada. Hoy cuelgan en su cuello dos medallas de oro. Trofeos que lo acreditan como bicampeón mundial de esquí náutico. Es Felipe Miranda, el chileno que la semana pasada llegó en Francia a lo más alto del podio planetario en overall.

El 2013 fue el mejor del mundo en el Lago Los Morros en San Bernardo, en el "patio de su casa". Un año después, en esas mismas aguas, gano el título en los Odesur de Santiago. El 2015 llegó a la gloria en los Juegos Panamericanos de Toronto. Y ahora tocó el cielo en el certamen galo.

Para él todo esto va de la mano con algo muy importante. "El apoyo de mi familia. Eso ha sido fundamental en mi carrera. Fue lo que me dio todos estos frutos que hoy me tienen como bicampeón mundial", revela a Emol desde París, donde está con sus padres y hermanos disfrutando de su último día de descanso antes de regresar a Chile.

No esconde su ansia de volver a Santiago. Acá lo espera su esposa y su hijo. Pero pronto la familia se agrandará. Para diciembre tienen fecha de nacimiento sus mellizos. "De a poquito voy armando el equipo de baby fútbol", señala entre risas.

En 1995 Waldo Miranda, padre de Felipe, vio que sus tres hijos varones (Francisco y Rodrigo) tenían un gusto en común: el esquí náutico. Por eso comenzó a llevarlos a practicar a la laguna Aculeo.

Pero quiso dar otro paso. Fue así como se obsesionó con la idea de crear un lago artificial en San Bernardo. "Al principio mucha gente me encontró un loco, que todo era una locura. 'Está loco, mira lo que está haciendo con sacar a sus hijos del colegio, qué es el esquí...", reconoció hace cuatro años el "jefe del clan Miranda".

Felipe no rechaza que esto ha generado muchos comentarios. Algunos dicen que su primer título mundial lo consiguió porque fue en "su lago".

"En el deporte muchas personas tienen posibilidad de tener infraestructura a la mano. Muchos tienen una cancha y una pelota para jugar a la pelota. No desperdicié la oportunidad que con demasiado esfuerzo me dieron. Por eso este de Francia tiene doble sensación", valora.

"Donde estoy siempre veo los partidos de la "Cato", no me pierdo ninguno", cuenta este reconocido hincha del cuadro cruzado.

Tan de cerca sigue a los cruzados que ya tiene su opinión sobre el irregular andar del cuadro de Mario Salas. "El 'Comandante' nos dio mucho, lo banqué siempre, pero creo que ya cumplió su ciclo".

También está pendiente de la "Roja". Los defiende de las críticas por los últimos malos resultados. "Ahora que gente que critica a los jugadores lo encuentro egoísta, como deportista sé lo que se hace, lo que se entrena y sé que hay momentos malos".

Es por esto que aclara que no entra en el ya recurrente debate de la poca importancia que supuestamente se les da a los deportistas de otras disciplinas que no es el fútbol.

"Me saco el sombrero por lo que han hecho los futbolistas. Son tremendos, cambiaron la historia. Le dieron una alegría a Chile de un bicampeonato, son lejos los mejores de la historia. éste es un país futbolero, así que no complica".

Ahora, Felipe Miranda ya se alista para regresar a Santiago... El título mundial llegó con "la marraqueta bajo el brazo", pues su atención está en el nacimiento de sus mellizos.

Comparta esta historia