Columna de Aldo Schiappacasse: La señora, la suegra, el refrigerador y las llaves

Columna de Aldo Schiappacasse: La señora, la suegra, el refrigerador y las llaves
No sé -y seguramente seguiré sin saber- si Juan Antonio Pizzi está en Chile. Lo que sé es que más temprano que tarde alguien lo entrevistará -en Argentina o en España- para que pueda hacer sus descargos sobre el fracaso de su principal misión con la Roja. En espera de aquello, y sabiendo lo mucho que le cuesta desnudarse en público, espero con ansias el informe que prometió en su última conferencia, y que la ANFP, por un mínimo de decencia y transparencia, debería dar a conocer. Allí sabremos el pensamiento del adiestrador sobre una serie de materias que nos interesan. A saber:


- ¿Es verdad, como dicen la señora y la suegra del capitán de la selección, que había jugadores que llegaban borrachos a entrenar?

- ¿La falta de sanciones disciplinarias a Mena y Vidal (por poner dos ejemplos evidentes) eran por convicción del cuerpo técnico o por presiones del plantel? ¿De verdad, a la luz de los resultados, creía que la política del "hagan lo que más les gusta en su tiempo libre" era correcta o sólo una tapadera para la presión grupal?

- ¿Es efectivo que fue en un diálogo con el plantel que se modificó la estrategia de jugar con un referente de área, que fue su principal y casi única estrategia técnica anunciada a su llegada y que luego fue abandonada largo tiempo en su dibujo táctico?

-¿Estaba permitido el uso de celulares en el vestuario durante los entretiempos de los partidos de la selección chilena en las clasificatorias? ¿Es eso real? ¿Podían chatear los futbolistas durante las charlas?

- ¿Mantenía el cuerpo técnico una comunicación fluida con la directiva de la ANFP? La versión de Arturo Salah en torno a que se ha magnificado el asunto de la disciplina -contradiciendo a la señora y la suegra del capitán- , ¿corresponde a la visión del cuerpo técnico o sólo es una estimación propia del presidente?

- Con los hechos ya consumados, ¿podría en este informe decirnos por qué se marginó a Marcelo Díaz de la última convocatoria? ¿Y es efectivo que no gustaron declaraciones del jugador en Calama, lo que habría significado su alejamiento? ¿Es esa razón suficiente para marginar a un futbolista considerando la manga ancha que se tuvo para otros actos de indisciplina?

- ¿Tenía Claudio Bravo -que conocía bien a Dani Alves- libertad absoluta para determinar la barrera que pondría en el tiro libre que abrió las puertas a la goleada o había instrucciones previas del preparador de arqueros?

- ¿Tiene alguna reflexión técnica por los ocho goles que nos marcaron en las últimas cuatro fechas, cuando más rigor defensivo se requería?

- ¿Hubo alguien de su cuerpo técnico o de la directiva pendiente del inicio de los partidos en simultáneo que se jugaron en la última fecha? Que en Lima comenzaran con cinco minutos de retraso les permitió manejar el partido en su fase decisiva. ¿Alguien en el banco de la selección se percató de aquel factor para reclamarle al árbitro o al comisario evitando el papelonazo de ponerse a reclamar sobre la leche derramada?

- ¿Quién tenía las llaves de la puerta alternativa de Juan Pinto Durán? ¿Sampoli también le contó cosas en el off the record? ¿Usaron alguna vez el refrigerador gigantesco que compró Bielsa para quitarle la caña a los curados?

Esperamos con ansias el este informe, que pasará a nutrir la amplia biblioteca de Juan Pinto Durán, para tener más claridad sobre el fracaso de la selección. Y que no tengamos que seguir dependiendo de la comunidad de Viluco para tener un panorama más certero.

Comparta esta historia